Conecte con nosotros

Estados Unidos

Toda la evidencia que demuestra cómo el Partido Demócrata cometió el mayor fraude electoral en la historia de los Estados Unidos en las elecciones de 2020

En La Derecha Diario recopilamos toda la evidencia presentada por el equipo del Presidente Trump en forma legal, analítica y testimonial que muestra cómo Joe Biden y el Partido Demócrata orquestaron el mayor fraude electoral en la historia del país.

Publicado

en

En los últimos días, luego que el Congreso nombrara a Joe Biden como Presidente-Electo el pasado 6 de enero, los medios salieron en bloque a solidifcar el relato de que las denuncias que el presidente Donald Trump presentó ante la Justicia sobre el fraude electoral estaban infundadas. 

Desde La Derecha Diario decidimos hacer una recopilación de toda la prueba testimonial, legal y analítica de los sucesos ocurridos antes, durante y después de la fatídica noche del 3 de noviembre cuando se consumó uno de los atentados contra la democracia más grandes de la historia.


El voto por correo, la principal arma de los demócratas. 

Usando de justificativo la pandemia, los gobernantes demócratas impusieron a lo largo y ancho del país el llamado voto por correo universal. Esta metodología consiste en enviar, desde el Correo nacional, sobres con boletas a los domicilios de todas las personas habilitadas para votar en la elección, desde principios del mes de octubre hasta el mismo 3 de noviembre. La gente pone su voto y este es luego 

Este método, a pesar de las mentiras que han dicho los medios demócratas, es la primera vez en la historia del país que se implementa. Ya que el único voto por correo que existía previamente era el llamado “voto en ausencia“, donde el votante debe registrarse previamente, dejar algún tipo de identificación para luego recibir la boleta en su casa.

El mayor problema del voto por correo se radica en su poca seguridad. En los Estados Unidos no es necesario presentar una identificación (DNI) a la hora de ir a votar como sucede en otros países, incluso en países “tercermundistas” como Argentina o Brasil, sino que basta con registrarse en el sitio web de cada Estado.

Las personas que se registraban online para votar aplicaban inmediatamente para que se les fuera enviado un voto por correo. 

Mapa que muestra cómo fue usado el voto por correo universal en la última elección. Sólo los estados marcados en rojo no permitían su utilización. 

Ad

De esta manera, según los cientos de testigos que se presentaron bajo juramento frente a tribunales electorales e investigaciones parlamentarias, el voto por correo fue la clave para torcer el rumbo en esta elección en favor de Joe Biden.

Por lo menos 4 millones de votos en seis Estados distintos fueron completados de manera fraudulenta, sea porque las firmas no coincidían con los registros, los votos contabilizados pertenecían a personas ya fallecidas o que se habíam mudado de Estado.

Solamente en las demandas presentadas por el equipo legal oficial de Trump, hubo casi 300 fiscales de mesa y observadores republicanos que testificaron que vieron fraude electoral. Tomando de las declaraciones bajo juramento de personas como Braden GiacobazziJacqueline Zaplitny, y Alexandra Seely, las autoridades electorales de Pensilvania, Michigan, Wisconsin y Georgia tenían un sesgo anti-Trump, que se notó en toda la jornada del recuento de votos.

Las siguientes son las declaraciones de estas personas:

Observé cajas con votos siendo transportadas sin estar precintadas correctamente“.

Observé que cargaron cajas a un camión de Penke Truck Rentals con patente de Indiana” -estando en Michigan; los votos solo pueden ser manipulados por empleados del Correo nacional-. “Me dijeron que las cajas tenían boletas en blanco

En numerosas ocasiones, no se me permitía acercarme mientras los observadores demócratas se movían libremente por toda la mesa“.

Voluntarios demócratas me agredieron verbalmente“.

Cada vez que me acercaba a la mesa, los observadores demócratas me tapaban la visión“.

Quise hablar con otros colegas republicanos para evitar que nos tapen la vista, pero nos dijeron que estaba prohibido conversar entre nosotros“.

Si se le bajaba un poco el barbijo a un observador republicano, las autoridades nos expulsaban del edificio, pero si eso le pasaba a un observador demócrata, se le permitía quedarse“.

Ad

Error y fraude se convierten en un problema a medida que el voto por correo aumenta“: Editorial del pasquín demócrata The New York Times del año 2012 que ya alertaba de los peligros del voto por correo. 
Hoy, 8 años después, este mismo medio de comunicación asegura que la elección de noviembre fue la más segura de la historia. 


A la medianoche del 3 de noviembre y con más del 90% de los votos escrutados, Trump disfrutaba de una cómoda ventaja y los medios de comunicación estaban a punto de declararlo como ganador. 

En Pensilvania, su ventaja era de 555.189 votos; en Georgia, de 356.945; en Michigan, de 293.052 y en Wisconsin, de 112.022 votos. Todas esas ventajas desaparecieron cuando a la madrugada comenzaron a llegar los votos por correo que el servicio postal todavía no había llegado a recolectar antes del día 3. 

Durante los últimos dos meses, se han registrado en estos 6 Estados todo tipo de denuncias; desde personas ya fallecidas que han votado en esta elección hasta acusaciones de votos emitidos bajo presión de punteros políticos o por soborno.

Cuadro que muestra los distintos tipos de denuncias que fueron comprobadas en los Estados. 

Ad

Arizona

El Estado ubicado en la región oeste del país fue históricamente uno de los bastiones republicanos más férreos y tomó por sorpresa a todos cuando las autoridades confirmaron que Joe Biden lo había ganado por 10.500 votos. 

Entre los informes electorales que más sobresalieron se encuentra el del matemático Bobby Piton, que luego de observar la evidencia calificó a la elección presidencial del 2020 como “el mayor fraude en la historia del país”. 

Bajo el modelo analítico de Piton, presentado bajo juramento en el Senado estatal y que usa como evidencia la cantidad de votantes probables y patrones y estadísticas de votaciones en los distintos condados, estimó que más de 300.000 personas votaron de manera fraudulenta en Arizona.

Es fácil concluir que la gran mayoría de estos votos habrían sido para Biden, por lo cual esa ventaja de 10.500 votos no es cierta, y los verdaderos números se parecerían más a los de la elección de 2016.


A pesar de los testigos, los modelos estadísticos y la voluntad de la Legislatura para revisar los resultados, la Secretaria de Estado de Arizona, la republicana anti-Trump Katie Hobbs, rechazó todos los pedidos para auditar los resultados donde se compararían las firmas y se podría descubrir estos votos fraudulentos.

A pesar de la negativa de Hobbs, un juez local ordenó que se tome una muestra y que expertos de ambos partidos examinen una cierta cantidad votos por correo para averiguar si hubo fraude.

El experto del Partido Republicano concluyó que 6 de cada 100 votos poseían algún tipo de error o fueron emitidos de manera fraudulenta, mientras que el del Partido Demócrata concluyó que 11 de cada 100 caían bajo esta categoría.

A pesar de encontrar que entre 6% u 11% de los votos eran inválidos, la Justicia de Arizona igual decidió rechazar la demanda, mientras que la diferencia entre Biden y Trump fue del 0,3%

Ad

Georgia 

El Estado sureño, manejado por republicanos anti-Trump, es uno de los lugares donde el equipo legal de Trump más indagó y recopiló evidencia. 

En una audiencia presidida por legisladores locales que tenía como objetivo detectar la magnitud del fraude, el abogado personal del Presidente, Rudy Giuliani, presentó más de una decena de testigos que ejercían como observadores del Partido Republicano en la noche de la elección.

Los observadores atestiguaron cómo las autoridades del pabellón donde se estaban contando los votos los invitaron a retirarse a altas horas de madrugada de manera intencional para que luego los trabajadores pudieran retomar el conteo sin la presencia de ellos. 


En otras de las audiencias, el abogado Ray Smith, quien lideró la defensa legal del Presidente Trump en el Estado, presentó una lista de todas las personas que emitieron su voto de manera ilegal, entre las que figuran 2.506 presos, 66.248 menores de edad y 10.315 personas fallecidas. 


Otra investigación del grupo de abogados Judicial Watch muestra que más de 4000 personas no residentes en el Estado votaron en la elección, cometiendo así un delito electoral. 

En el recuento de votos realizado en el Estado, el mismo Secretario de Estado encargado de la elección, el republicano anti-Trump Brad Raffensperger, admitió que se descubrieron más de 2.500 votos que se encontraban “perdidos” y que no fueron contados. Curiosamente, esos votos favorecían enormemente a Trump.

Como en Arizona, Raffensperger no realizó ninguna auditoría de las firmas, aunque hizo tres recuentos; recuentos donde se contó una y otra vez los mismos votos fraudulentos sin permitir que se verifique su veracidad.

Otros errores, relacionados a la tabulación de las máquinas electrónicas, también fueron reportados, como una tarjeta de memoria que “había sido extraviada” que tenía 2.755 votos; todos de Trump.

Tomando de referencia el informe del mismo Partido Republicano de Georgia, la cantidad de votos por correo rechazados en la elección por su falta de validez  representa el menor número de su historia, con tan sólo un 0.3% de de los millones de votos emitidos siendo rechazados. 

En comparación, en las elecciones legislativas de 2018, la tasa de rechazo fue del 3%, lo que denota el poco control que han tenido los sufragios por correo en Georgia y los cientos de miles de votos fraudulentos que fueron contados igualmente.

Ad

Michigan

Por su parte, Michigan fue uno de los lugares donde más se han denunciando irregularidades, relacionadas especialmente a las máquinas electorales de la empresa Dominion, encargada de la tabulación de votos en el Estado. 

Cabe destacar que Trump, según las autoridades estatales, perdió Michigan por más de 150.000 votos, una diferencia abismal comparado a los otros 6 Estados en los que también se denuncia fraude. 

En el condado de Antrim, las autoridades demócratas estatales debieron reconocer que más de 3.200 votos de Trump fueron transferidos de manera errónea hacia Biden por un error en las máquinas electrónicas durante el conteo.

Esto solo se pudo reconocer porque el Estado era un bastión del Partido Republicano y sorprendió a los mismos fiscales de mesa que la diferencia entre Biden y Trump haya sido tan pequeña. Al verificar con las computadoras el conteo, se descubrió que si bien las boletas en papel le daban una abultada victoria al Presidente, la máquina contaba muchos de estos votos para los demócratas. 

Dicha rectificación dio lugar a que una empresa dedicada a investigar fraudes electrónicos realizara una auditoria forense donde asegura que las máquinas de Dominion fueron programadas con el propósito de transferir los votos de Trump hacia Biden. 

A pesar de la conclusión de los auditores independientes, la Justicia no dio lugar para que se cambien los resultados.

La evidencia en el Estado del noreste del país continuó siendo apabullante y consistente con lo que se viene denunciando hace meses. 

En la madrugada del 4 de noviembre, más precisamente a las 6:12 de la mañana, un bache de 150.000 votos por correo fueron cargados y le otorgaron la ventaja a Biden por primera vez. De esos 150.000, un 96% de ellos fueron para Biden y sólo el restante 4% para Trump.
Estas estadísticas no tienen sentido en una elección en Estados Unidos: ni en las dictaduras africanas el dictador de turno es electo con el 96% de los votos. De hecho, en las demás discretizaciones de los lotes de votos de Michigan, Biden nunca obtuvo más del 70% del voto por correo.

Otras investigaciones paralelas, como la del experto en elecciones Richard Baris, muestran que en la base electoral que figura en la web del Estado, más de 9.000 personas ya fallecidas aparece como que votaron por correo en esta elección. 

Ad

Nevada

En el Estado de Nevada, las autoridades demócratas certificaron la elección en favor de Joe Biden, asegurando que el ex-Vicepresidente había resultado ganador por una diferencia de 33.000 votos

Una investigación liderada por el ex-Fiscal General del Estado, Adam Laxalt, que puso el foco en el condado ultra-demócrata de Clark (lugar donde Biden obtuvo la mayor cantidad de votos), muestra que más de 1.500 personas muertas votaron en la elección, 2.468 personas lo hicieron de manera ilegal desde otros Estados, 42.000 votos fueron emitidos de manera doble —por correo y presencialmente—, y alrededor de 20.000 personas votaron desde una dirección falsa.

Asumiendo que todos estos votos fraudulentos fueron para Biden, Trump debería haber ganado el Estado por 32.000 votos.

Desde un análisis estadístico, la experta Dorothy Morgan proveyó un gráfico que ilustra un inusual ascenso de personas registradas para votar por Biden en la elección durante los meses pre-electorales entre julio y noviembre.

Según la experta, más de 13.000 de estas registraciones carecen de información básica, por lo que podrían provenir de personas ya fallecidas o registradas a la fuerza por punteros políticos demócratas.

Ad

Pensilvania 

Pensilvania ha sido el Estado indudablemente más polémico de la elección. No solo por las denuncias de fraude si no porque todos los votos por correo deberían haber sido descartados. 

En octubre del 2019, el gobernador demócrata Tom Wolfe aprobó unilateralmente una ley llamada “Act 77“, que habilitaba el voto por correo en todo el Estado de manera universal, sin tener que justificar tu ausencia. Esto antes de la pandemia de coronavirus.
Luego, en 2020, defendió la aplicación de esta ley debido a la “emergencia del coronavirus”, cuando algunos miembros de la Legislatura reclamaban su inconstitucionalidad.
En Pensilvania es necesario aprobar cualquier cambio a la metodología de votación mediante un referéndum, que en este caso todavía no se llevó a cabo.
A partir de la ley, los residentes podían emitir su voto sin moverse desde casa y sin necesidad de presentar una justificación para realizar su sufragio de manera remota, lo que permitió un surgimiento de millones de votos carentes de verificación.

La decisión unilateral del gobernador Wolfe fue catalogada como inconstitucional por parte de un Tribunal de Segunda Instancia estatal, pero la Corte Suprema no quiso meterse en la disputa electoral y rechazó expedirse sobre esta demanda.

Finalmente, sin la decisión de la Corte Suprema, la medida cautelar no se sostuvo y a pesar de que el pedido de inconstitucionalidad sigue abierto, el Estado de Pensilvania certificó sus resultados en favor de Biden, y fueron sostenidos en el Congreso Nacional el 6 de enero.

Además de este argumento constitucionalista, el equipo de Trump denunció irregularidades. Particularmente en el hecho de que en ningún momento los observadores pudieron acercarse a las mesas donde se contaban los votos.

En la noche del 3 de noviembre, los observadores republicanos, por orden del Gobernador, se vieron obligados a monitorear el conteo de votos alejados por hasta más de 11 metros de los trabajadores. 

Según un modelo del prestigioso profesor de matemáticas egresado de Yale, Steven Miller, el cual fue presentado ante un tribunal local a mediados de noviembre, más de 100.000 sufragios carecían de validez e igualmente fueron contados. 

Otros expertos que también testificaron en la audiencia en el Senado estatal incluso presentaron modelos e investigaciones aún más concluyentes, que estiman hasta más de 1,2 millones de votos fraudulentos de todo tipo, apuntando también al papel que jugaron las máquinas de Dominion en el proceso, que habrían actuado de la misma manera que en Georgia.

Ad

Wisconsin

En Wisconsin sucedió algo similar a Pensilvania. El gobernador demócrata, Tony Evers, usó de justificativo la pandemia para calificar a los votantes del Estado bajo el término “indefinidamente confinado”, lo que permitió agrandar enormemente el alcance de los votos por correo. 

El 14 de diciembre del pasado año, la Corte Suprema del Estado falló a favor del Partido Republicano y admitió que Evers utilizó de manera abusiva el término de “indefinidamente confinado” para enviar millones de votos por correo a personas que no lo habían solicitado.

Sin embargo, ningún Tribunal se animó a descartar los votos por correo inconstitucionales y, basándose en la inacción de la Corte Suprema nacional en Pensilvania, los resultados se certificaron igual.

Los baches de cientos de miles de votos por correo ocurridos a altas horas de la madrugada también sucedieron en Wisconsin, tal como lo muestra este gráfico.

De este lote, Biden obtuvo el 89%, o sea unos 143.379 votos.

Ad

La magnitud del fraude y las irregularidades acontecidas en la última elección llegaron incluso hasta Estados netamente conservadores como Texas. 

Gracias a una investigación hecha por el grupo Project Veritas, la Justicia de Texas arrestó a una puntera política del Partido Demócrata por fraude electoral.

Todavía no se conoce la verdadera magnitud de su caso, pero se cree que Trump debió haber ganado Texas por una diferencia de votos mucho mayor.

Por último, es importante aclarar que contrario a lo que muchos medios dicen, la Corte Suprema de los Estados Unidos no desestimó los casos elevados por el Presidente Trump referidos al fraude de la elección, sino que rechazó las respectivas medidas cautelares que se solicitaban con el objetivo de frenar la certificación en favor de Biden antes de que haya una resolución definitiva del caso. 

Actualmente, el máximo tribunal tiene pendientes 8 demandas judiciales que exponen el fraude y la inconstitucionalidad de la expansión del voto por correo hecha unilateralmente por gobernadores demócratas.

De todos modos, si eventualmente la Corte se expide en favor de Trump en estos casos, la presidencia de Biden no correrá peligro ya que él fue elegido por el Colegio Electoral, que en su mayoría no le importa el voto popular, e incluso este voto fue ratificado por el Congreso Nacional.

Lo que sí se lograría con la resolución de este conflicto es poder concluir con el respaldo de la Corte que el Partido Demócrata usó como arma de fraude político el voto por correo para alterar la elección de una manera nunca vista en la historia, y probablemente el Congreso se vería obligado a pasar una reforma electoral para que nunca más vuelva a ocurrir algo así.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

El co-creador de la vacuna ARNm, el Dr. Malone, fue censurado de las redes sociales por hablar contra Pfizer

Publicado

en

Twitter y YuoTube suspendió el miércoles las respectivas cuentas del Dr. Robert Malone. El virólogo e inmunólogo de EE.UU. que inventó la tecnología de ARN mensajero que hoy se usa en la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer.

El pasado jueves 30, el Dr. Robert Malone, co-creador de la tecnología de vacunas de mRNA (ARN mensajero) en la década de los ’80, dio una entrevista de más de tres horas en el podcast de Joe Rogan como invitado.

En el programa contó su historia de vida. En 1987, como investigador del Instituto Salkfue el primer científico en transfeccionar ácido ribonucleico (ARN) tanto en ratas como en humanos. En otras palabras, fue el primero en lograr introducir material genético externo en células humanas, dando inicio a la tecnología de ARN mensajero.

Con todo este historial, Malone se convirtió en una eminencia del mundo de la virología en la década del 90, trabajando con múltiples farmaceúticas y con agencias del Estado. Sin embargo, fue relegado al ostracismo en el último año cuando salió a criticar las vacunas de ARN mensajero de Pfizer, a pesar de que es la persona que más sabe de esta tecnología del mundo.

Tan solo un día antes de aparecer en el programa, Twitter bloqueó su cuenta por haber expresar estas críticas. Al día siguiente de aparecer en el programa de Joe Rogan, el video fue removido de YouTube. Por suerte, otros usuarios descargaron y re-subieron el video. También contó que su usuario de LinkedIn fue suspendido hace algunos meses.

En la entrevista, el Dr. Malone explicó que nunca se le hubiera ocurrido que por hablar de sus conocimientos científicos en una red social iba a ser censurado. Entre otras cosas, dijo que la vacuna de Pfizer debería haber pasado por muchas más etapas de testeo antes de ser liberada al público, especialmente porque usa la tecnología de ARN mensajero, que nunca había sido usada en vacunas para la población masiva.

Las vacunas de ARNm de Pfizer y Moderna engañan al cuerpo haciéndolo creer que está contagiado del virus, y lo obliga a producir proteínas que fomentan la creación de anticuerpos contra el SARS-CoV-2. Pero según el Dr. Malone, estas proteínas pueden ser dañinas, especialmente en los más jóvenes o los deportistas de alto rendimiento, y pueden provocar daños permanentes en los órganos críticos del cuerpo.

También contó que desde su censura, estuvo investigando el trasfondo de la cuestión. Entre otras cosas, encontró que uno de los directores del medio Reuters, que prácticamente todas las redes sociales usan como “fact-checker”, es también uno de los directores de Pfizer.

“Lo que más me importa a mí es que la gente tenga acceso a toda la información y pueda tomar su propia decisión. Pero con esta vacuna, dicen que si la gente tiene acceso a toda la información, se desincentiva a dársela, entonces hay censura“, aseguró.

“Ahora dicen que soy un mentiroso, y que yo no inventé esta tecnología, a pesar de que soy el que tengo la patente. Nadie puede debatir esto. Yo jugué un importante papel en la creación de esta tecnología y prácticamente todas las demás voces que tienen ese trasfondo, tienen conflictos de intereses, conflictos de intereses financieros. Creo que soy el único que no lo hace, no estoy obteniendo dinero de esto“, agregó.

Malone contó que en febrero del 2020, fue una de las primeras personas en contagiarse del coronavirus, ya que había estado en una conferencia global de virología, y había varias personas que venían de Wuhan. Tuvo un caso muy severo en aquél entonces, y solo mejoró cuando tomó pepcidina (famotidina).

Desde entonces, con una de las empresas farmaceúticas que trabaja, está desarrollando un medicamento en base a la famotidina para tratar los casos de COVID-19, que esta semana fue aprobada por la FDA.

Contó que también trató de desarrollar un medicamento en base a ivermectina e hidroxicloraquina, dos drogas que han ayudado mucho a pacientes de COVID-19 en todo el mundo, pero después de 2 años tratando, la FDA no se los aprobó. Según él, por motivos políticos.

Después de este caso, se vacunó contra el coronavirus con la vacuna de Moderna, por protocolo de la empresa que trabajaba para poder viajar a Francia en medio de las cuarentenas de 2020. Según cuenta, tras la segunda dosis de la vacuna, desarrolló un caso grave de hipertensión. “Estos son todos casos adversos del ARN mensajero, especialmente para las personas que ya tuvieron la enfermedad y poco después se vacunan con esta tecnologia“, aseguró.

Pocos meses después, cuenta que se volvió a contagiar, esta vez con un caso más leve. “No me sorprende haberme contagiado tantas veces, viajé por todo el mundo en medio de una pandemia”, bromeó.

Más de medio millón de seguidores que tenía se fueron en un abrir y cerrar de ojos. Esto significa que perdimos un componente crítico en nuestra lucha para detener que las vacunas sean obligatorias para los niños y para detener la corrupción en nuestros gobiernos, así como en el complejo médico-industrial y las industrias farmacéuticas“, concluyó el Dr. Malone.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Un estudio de la AP revela que los vacunados están más preocupados por el COVID que los no vacunados

Publicado

en

Las personas que más miedo le tienen al coronavirus son los que ya están inmunizados, algunos incluso con tres dosis, mientras los no vacunados dicen tener cero preocupación.

La paranoia y el pánico que se ha instalado en las masas entorno al SARS-CoV-2 es algo que no se había visto nunca en la historia moderna, por lo menos desde las Guerras Mundiales. El virus, que tiene una tasa global de mortalidad menor al 2%, y menor al 0,2% para personas de menos de 50 años, se ha convertido en el principal temor de las poblaciones de prácticamente todos los países del mundo.

Una encuesta del Centro NORC para el Estudio de Asuntos Públicos, difundida por The Associated Press (AP), reveló que este miedo es significativamente más alto en las personas que están vacunadas con el esquema completo que los que no.

“La gente que está volviendo a sus vidas normales está viviendo en una burbuja, son unos egoístas que se niegan a creer en los datos científicos”, aseguró Bronwyn Russell, una mujer de 58 años que vive en Illinois entrevistada por la AP como parte de la publicación de este estudio.

“Estoy preocupada, no me quiero enfermar”, dice Russell, quien dejó su trabajo por la pandemia y sobrevive en base a subsidios de desempleo de la ciudad de Des Plaines.

Mientras los no vacunados están volviendo a trabajar, viajar, a reunirse en grupos, y a regresar a gimnasios y templos, los vacunados se quedan en sus casas, asustados por un virus del que ya están inmunizados.

El miedo es entendible para los mayores de edad o personas con severos factores de riesgo. Según un estudio de la Escuela de Medicina de Cleveland, los mayores de 75 tienen un 8,5% de probabilidad estimada de morir por COVID-19, y este valor sube hasta el 28,3% en mayores de 85.

Sin embargo, como se ve en el cuadro siguiente, para los menores de 35 hay un mayor riesgo de muerte en un accidente de auto, o cualquier otra fatalidad accidental, que de morir por coronavirus. Esto demuestra el enorme relato que se ha creado alrededor de la mortalidad del COVID-19, y cómo los gobiernos han hecho todo para construir un miedo irracional en las poblaciones.

La encuesta revela que entre los mayores de 50 años de edad, el 36% está muy preocupado de que ellos o algún familiar contraerán el virus, casi el doble de lo que era en junio. Los más propensos a estar inquietos son los vacunados. Entre el sector de la población que dice no estar nada preocupado, sólo el 25% está vacunado y el 61% no está vacunado.

La dicotomía es a la vez sorprendente y lógica: Si bien los no vacunados están más susceptibles a contraer el virus, el hecho de que se han negado a vacunarse revela que consideran exagerada la amenaza.

La preocupación generalizada está teniendo consecuencias sanitarias: los preocupados dicen tener una peor calidad de vida, peor salud mental y física y menos actividades y relaciones sociales.

Midgette, de 73 años, otro de los entrevistados por AP que participó de la encuesta, asegura que hoy está jubilado pero que no se ha vacunado, y asegura que el gobierno está exagerando la amenaza a la salud pública.

Dice que “la vida ha vuelto a la normalidad” y que lo único que no ha podido hacer es irse en paseo de crucero con su esposa porque los cruceros exigen constancia de vacunación. “Yo crecí en otra época, me ensuciaba en el suelo, tomaba agua de la manguera, jugaba en la calle. No me voy a enjaular en mi casa ahora”, dijo entre risas.

Unas dos terceras partes de la población mayor de 50 años dice que no se siente aislada casi nunca, pero entre los que admiten estar preocupados por COVID, aproximadamente la mitad dice que al menos a veces se siente aislada.

La encuesta AP-NORC abarcó 1.015 personas mayores de 50 años adultos y se realizó entre el 20 y el 23 de agosto usando una muestra Foresight 50+ Panel, desarrollada por NORC en la Universidad de Chicago. Tiene un margen de error de más o menos 4,1 puntos porcentuales.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Dictadura: El Teniente Coronel que denunció un fracaso en el liderazgo militar fue arrestado por el gobierno

Publicado

en

Stuart Scheller, militar de alto rango de la Infantería, criticó duramente en un video al Pentágono y a la Casa Blanca, y luego de ser expulsado del Ejército fue puesto bajo arresto. Su padre denuncia que está incomunicado.

El Teniente Coronel del Cuerpo de Marines de Estados Unidos Stuart Scheller se filmó el pasado 26 de agosto criticando duramente a la dirigencia militar y política de su país, luego de la fallida retirada del Ejército norteamericano de Afganistán, que incluyó la muerte de 11 soldados, uno de ellos un amigo suyo, y dejar a cientos de estadounidenses todavía varados en Kabul.

El video se viralizó rápidamente, y sus dichos fueron apoyados por muchos cabos y subcabos que salieron en redes a replicar el sentimiento. En el video, Scheller le exigió respuestas a sus líderes por el fracaso militar en Medio Oriente y criticó duramente al secretario de Defensa Lloyd Austin, quien algunos días antes de la caída de Kabul dijo ante el Congreso que el Ejército afgano podía sostener por varios meses el asedio talibán, algo que se demostró que fue una mentira.

Luego del video, el Pentágono primero sometió a Scheller a una evaluación psicológica, asegurando que el Teniente Coronel tenía problemas mentales, pero antes de que se realice el testeo, fue expulsado de las Fuerzas Armadas.

Sin embargo, esta semana, su padre contó que su hijo fue arrestado y puesto a disposición de la justicia militar, luego de que siguiera subiendo videos a su cuenta de Facebook hablando del conflicto en Afganistán. A pesar de que había sido expulsado del Ejército, todavía era un infante de marina activo hasta que complete su renuncia, y el gobierno entendió que el soldado no podía hablar públicamente del tema por precaución.

En un comunicado, el portavoz de la Infantería de Marina, el capitán Sam Stephenson, dijo que Scheller se encuentra actualmente en confinamiento previo al juicio en la Brigada Regional para Instalaciones de la Infantería de Marina Este a bordo de Marine Corps Base Camp Lejeune en espera de una audiencia preliminar del Artículo 32″.

“Todo lo que nuestro hijo hizo fue hacer las preguntas que todos se estaban haciendo, pero estaban demasiado asustados para hablar en voz alta”, dijo Stu Scheller Sr. en una entrevista este lunes al medio Task & Purpose.

“Estaba pidiendo responsabilidad. Simplemente pidió una disculpa al liderazgo por los errores cometidos, pero no pudieron hacer eso, lo cual es alucinante”, dijo el padre del soldado arrestado, y agregó que su hijo debe comparecer ante una audiencia militar el jueves, y que por ahora permanece incomunicado.

“Le dieron una orden de silencio y le pidieron que no hablara. Lo hizo y lo encarcelaron. No saben qué hacer con él”, aseguró. “Estaba pidiendo la misma responsabilidad que se espera de él y sus hombres”, concluyó.

Scheller se encuentra recluido en confinamiento previo al juicio en la Brigada Regional para Instalaciones del Cuerpo de Marines Este a bordo del Campamento Base del Cuerpo de Marines Lejeune.

Seguir Leyendo

Trending