Conecte con nosotros

Estados Unidos

El primer preso político de Biden: un referente del movimiento pro-Trump en redes sociales fue arrestado por tuitear su apoyo a los que ingresaron al Capitolio

Comenzaron los arrestos basados en una nueva orden federal que está impulsando Biden. Brandon Straka, detenido y procesado por el Departamento de Justicia la pasada semana, ni siquiera había ingresado al edificio del Congreso.

Publicado

en

A tan solo una semana de la asunción de Biden y pese a que su nominado como Fiscal General aún no ha sido confirmado por el Senado, el Departamento de Justicia del nuevo gobierno demócrata ya ha comenzado a perseguir judicialmente a muchos seguidores de alto perfil del ex presidente Donald Trump. 

Una de las principales excusas que están usando los fiscales federales para realizar esta labor es la irrupción en el Capitolio del pasado 6 de enero por parte de algunos simpatizantes del mandatario republicano. 

Bajo este pretexto, el activista conservador Brandon Straka se convirtió en el primer preso político por el gobierno de Biden. El pasado 25 de enero, Straka fue arrestado en el Estado de Nebraska bajo el cargo de “obstrucción de la ley” luego de las protestas en Washington D.C.

A pesar de que el activista no ingresó al Capitolio ni agredió a ningún policía, se negó a facilitarle al FBI videos y fotos que había subido a Twitter, en donde los agentes federales querían determinar si sus amigos habían quebrado la ley. Según él, esos videos los borró de su celular y les respondió que se los pidan a la red social.
Además, el FBI se basó en una serie de tweets donde expresa su apoyo a los “patriotas” que ingresaron al Congreso para apresarlo. Desconsiderando la libertad de expresión, la policía federal lo consideró cómplice por alentarlos en redes con mensajes como:

“Patriots at the Capitol – HOLD. THE. LINE!!!!” (“Patriotas en el Capitolio – MANTENGAN. LA. LÍNEA!!!!”

It was freedom loving Patriots who were DESPERATE to fight for the final hope of our Republic because literally nobody cares about them. Everyone else can denounce them. I will not.” (“Fueron los Patriotas amantes de la libertad quienes estaban DESESPERADOS por luchar por la esperanza final de nuestra República porque literalmente nadie se preocupa por ellos. Todos los demás pueden denunciarlos. Yo no lo haré.“)

Ad

Brandon Straka es un peluquero gay neoyorquino muy famoso en aquella ciudad que desertó del Partido Demócrata en 2018, indignado por cómo sus políticos estaban difamando viciosamente al entonces Presidente Trump. 

Poco tiempo después, lanzó una campaña en redes sociales conocida como #WalkAway, cuya finalidad era exponer en lo que se han convertido los demócratas e incentivar a sus simpatizantes a abandonar el Partido

Esta iniciativa fue muy popular y logró la deserción de otros cientos de miles de demócratas, quienes compartían sus experiencias en grupos de Facebook, que la empresa terminó cerrando.

Aunque fue liberado el pasado martes bajo fianza, Straka continúa enfrentando cargos federales que pueden recalar en más de 10 años de prisión, pese a que los fiscales no cuentan con ninguna información que Straka fuese parte del grupo que irrumpió en el Congreso. 
De todos modos, Straka no es y no será el único referente trumpista que se enfrentará a una persecución política en los próximos 4 años.

Ad

Además de perseguir y procesar a cualquiera que haya asistido a la marcha convocada por Trump el 6 de enero, la maquinaria estatal comandada por Biden también está patrullando y examinando las redes sociales para buscar contenido “potencialmente peligroso” por parte de militantes trumpistas. 

Ayer mismo, el Estado procesó a Douglas Mackey, un seguidor de Trump que utilizaba su cuenta de Twitter para hacer activismo republicano y compartir memes contra candidatos demócratas. 

Por el simple hecho de compartir memes, los fiscales procesaron y encarcelaron a Mackey bajo el cargo de “difundir información falsa” contra Hillary Clinton en el contexto de la elección presidencial de 2016.

En otras palabras, los fiscales demócratas están buscando acusar penalmente a votantes de Trump por publicaciones en redes sociales que datan de hace más de 4 años.  

Estos procesamientos no son un hecho aislado, por el contrario, es parte de un plan impulsado por el Partido Demócrata y por el mismo Biden con miras a largo plazo.  

La pasada semana, la Secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, afirmó en conferencia de prensa de que el Presidente ordenó a sus funcionarios en el Departamento de Justicia “hacer una revisión del extremismo doméstico en el país como consecuencia de los hechos ocurridos el 6 de enero”. 

Ad

Bajo este concepto, el gobierno de Biden buscará acusar y enjuiciar a seguidores de Trump —que incluso nada tuvieron que ver con el asalto al Capitolio— tachándolos como terroristas domésticos.

Los que no terminen presos por estas acusaciones, pueden llegar a perder su derecho a portar armas, el derecho al voto, o incluso a volar en avión, ya que podrían entrar en la “FBI Watchlist” solo por el hecho de haber simpatizado por Trump de manera pública entre 2016 y 2020.

Según hicieron saber sus propios ministros en sus respectivas audiencias de confirmación en el Senado, Joe Biden les instruyó que en su Gobierno será prioridad ocuparse de este asunto y hasta ya emitió un boletín ordenando a las principales agencias federales que traten este asunto como un problema de Seguridad Nacional. 

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

El co-creador de la vacuna ARNm, el Dr. Malone, fue censurado de las redes sociales por hablar contra Pfizer

Publicado

en

Twitter y YuoTube suspendió el miércoles las respectivas cuentas del Dr. Robert Malone. El virólogo e inmunólogo de EE.UU. que inventó la tecnología de ARN mensajero que hoy se usa en la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer.

El pasado jueves 30, el Dr. Robert Malone, co-creador de la tecnología de vacunas de mRNA (ARN mensajero) en la década de los ’80, dio una entrevista de más de tres horas en el podcast de Joe Rogan como invitado.

En el programa contó su historia de vida. En 1987, como investigador del Instituto Salkfue el primer científico en transfeccionar ácido ribonucleico (ARN) tanto en ratas como en humanos. En otras palabras, fue el primero en lograr introducir material genético externo en células humanas, dando inicio a la tecnología de ARN mensajero.

Con todo este historial, Malone se convirtió en una eminencia del mundo de la virología en la década del 90, trabajando con múltiples farmaceúticas y con agencias del Estado. Sin embargo, fue relegado al ostracismo en el último año cuando salió a criticar las vacunas de ARN mensajero de Pfizer, a pesar de que es la persona que más sabe de esta tecnología del mundo.

Tan solo un día antes de aparecer en el programa, Twitter bloqueó su cuenta por haber expresar estas críticas. Al día siguiente de aparecer en el programa de Joe Rogan, el video fue removido de YouTube. Por suerte, otros usuarios descargaron y re-subieron el video. También contó que su usuario de LinkedIn fue suspendido hace algunos meses.

En la entrevista, el Dr. Malone explicó que nunca se le hubiera ocurrido que por hablar de sus conocimientos científicos en una red social iba a ser censurado. Entre otras cosas, dijo que la vacuna de Pfizer debería haber pasado por muchas más etapas de testeo antes de ser liberada al público, especialmente porque usa la tecnología de ARN mensajero, que nunca había sido usada en vacunas para la población masiva.

Las vacunas de ARNm de Pfizer y Moderna engañan al cuerpo haciéndolo creer que está contagiado del virus, y lo obliga a producir proteínas que fomentan la creación de anticuerpos contra el SARS-CoV-2. Pero según el Dr. Malone, estas proteínas pueden ser dañinas, especialmente en los más jóvenes o los deportistas de alto rendimiento, y pueden provocar daños permanentes en los órganos críticos del cuerpo.

También contó que desde su censura, estuvo investigando el trasfondo de la cuestión. Entre otras cosas, encontró que uno de los directores del medio Reuters, que prácticamente todas las redes sociales usan como “fact-checker”, es también uno de los directores de Pfizer.

“Lo que más me importa a mí es que la gente tenga acceso a toda la información y pueda tomar su propia decisión. Pero con esta vacuna, dicen que si la gente tiene acceso a toda la información, se desincentiva a dársela, entonces hay censura“, aseguró.

“Ahora dicen que soy un mentiroso, y que yo no inventé esta tecnología, a pesar de que soy el que tengo la patente. Nadie puede debatir esto. Yo jugué un importante papel en la creación de esta tecnología y prácticamente todas las demás voces que tienen ese trasfondo, tienen conflictos de intereses, conflictos de intereses financieros. Creo que soy el único que no lo hace, no estoy obteniendo dinero de esto“, agregó.

Malone contó que en febrero del 2020, fue una de las primeras personas en contagiarse del coronavirus, ya que había estado en una conferencia global de virología, y había varias personas que venían de Wuhan. Tuvo un caso muy severo en aquél entonces, y solo mejoró cuando tomó pepcidina (famotidina).

Desde entonces, con una de las empresas farmaceúticas que trabaja, está desarrollando un medicamento en base a la famotidina para tratar los casos de COVID-19, que esta semana fue aprobada por la FDA.

Contó que también trató de desarrollar un medicamento en base a ivermectina e hidroxicloraquina, dos drogas que han ayudado mucho a pacientes de COVID-19 en todo el mundo, pero después de 2 años tratando, la FDA no se los aprobó. Según él, por motivos políticos.

Después de este caso, se vacunó contra el coronavirus con la vacuna de Moderna, por protocolo de la empresa que trabajaba para poder viajar a Francia en medio de las cuarentenas de 2020. Según cuenta, tras la segunda dosis de la vacuna, desarrolló un caso grave de hipertensión. “Estos son todos casos adversos del ARN mensajero, especialmente para las personas que ya tuvieron la enfermedad y poco después se vacunan con esta tecnologia“, aseguró.

Pocos meses después, cuenta que se volvió a contagiar, esta vez con un caso más leve. “No me sorprende haberme contagiado tantas veces, viajé por todo el mundo en medio de una pandemia”, bromeó.

Más de medio millón de seguidores que tenía se fueron en un abrir y cerrar de ojos. Esto significa que perdimos un componente crítico en nuestra lucha para detener que las vacunas sean obligatorias para los niños y para detener la corrupción en nuestros gobiernos, así como en el complejo médico-industrial y las industrias farmacéuticas“, concluyó el Dr. Malone.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Un estudio de la AP revela que los vacunados están más preocupados por el COVID que los no vacunados

Publicado

en

Las personas que más miedo le tienen al coronavirus son los que ya están inmunizados, algunos incluso con tres dosis, mientras los no vacunados dicen tener cero preocupación.

La paranoia y el pánico que se ha instalado en las masas entorno al SARS-CoV-2 es algo que no se había visto nunca en la historia moderna, por lo menos desde las Guerras Mundiales. El virus, que tiene una tasa global de mortalidad menor al 2%, y menor al 0,2% para personas de menos de 50 años, se ha convertido en el principal temor de las poblaciones de prácticamente todos los países del mundo.

Una encuesta del Centro NORC para el Estudio de Asuntos Públicos, difundida por The Associated Press (AP), reveló que este miedo es significativamente más alto en las personas que están vacunadas con el esquema completo que los que no.

“La gente que está volviendo a sus vidas normales está viviendo en una burbuja, son unos egoístas que se niegan a creer en los datos científicos”, aseguró Bronwyn Russell, una mujer de 58 años que vive en Illinois entrevistada por la AP como parte de la publicación de este estudio.

“Estoy preocupada, no me quiero enfermar”, dice Russell, quien dejó su trabajo por la pandemia y sobrevive en base a subsidios de desempleo de la ciudad de Des Plaines.

Mientras los no vacunados están volviendo a trabajar, viajar, a reunirse en grupos, y a regresar a gimnasios y templos, los vacunados se quedan en sus casas, asustados por un virus del que ya están inmunizados.

El miedo es entendible para los mayores de edad o personas con severos factores de riesgo. Según un estudio de la Escuela de Medicina de Cleveland, los mayores de 75 tienen un 8,5% de probabilidad estimada de morir por COVID-19, y este valor sube hasta el 28,3% en mayores de 85.

Sin embargo, como se ve en el cuadro siguiente, para los menores de 35 hay un mayor riesgo de muerte en un accidente de auto, o cualquier otra fatalidad accidental, que de morir por coronavirus. Esto demuestra el enorme relato que se ha creado alrededor de la mortalidad del COVID-19, y cómo los gobiernos han hecho todo para construir un miedo irracional en las poblaciones.

La encuesta revela que entre los mayores de 50 años de edad, el 36% está muy preocupado de que ellos o algún familiar contraerán el virus, casi el doble de lo que era en junio. Los más propensos a estar inquietos son los vacunados. Entre el sector de la población que dice no estar nada preocupado, sólo el 25% está vacunado y el 61% no está vacunado.

La dicotomía es a la vez sorprendente y lógica: Si bien los no vacunados están más susceptibles a contraer el virus, el hecho de que se han negado a vacunarse revela que consideran exagerada la amenaza.

La preocupación generalizada está teniendo consecuencias sanitarias: los preocupados dicen tener una peor calidad de vida, peor salud mental y física y menos actividades y relaciones sociales.

Midgette, de 73 años, otro de los entrevistados por AP que participó de la encuesta, asegura que hoy está jubilado pero que no se ha vacunado, y asegura que el gobierno está exagerando la amenaza a la salud pública.

Dice que “la vida ha vuelto a la normalidad” y que lo único que no ha podido hacer es irse en paseo de crucero con su esposa porque los cruceros exigen constancia de vacunación. “Yo crecí en otra época, me ensuciaba en el suelo, tomaba agua de la manguera, jugaba en la calle. No me voy a enjaular en mi casa ahora”, dijo entre risas.

Unas dos terceras partes de la población mayor de 50 años dice que no se siente aislada casi nunca, pero entre los que admiten estar preocupados por COVID, aproximadamente la mitad dice que al menos a veces se siente aislada.

La encuesta AP-NORC abarcó 1.015 personas mayores de 50 años adultos y se realizó entre el 20 y el 23 de agosto usando una muestra Foresight 50+ Panel, desarrollada por NORC en la Universidad de Chicago. Tiene un margen de error de más o menos 4,1 puntos porcentuales.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Dictadura: El Teniente Coronel que denunció un fracaso en el liderazgo militar fue arrestado por el gobierno

Publicado

en

Stuart Scheller, militar de alto rango de la Infantería, criticó duramente en un video al Pentágono y a la Casa Blanca, y luego de ser expulsado del Ejército fue puesto bajo arresto. Su padre denuncia que está incomunicado.

El Teniente Coronel del Cuerpo de Marines de Estados Unidos Stuart Scheller se filmó el pasado 26 de agosto criticando duramente a la dirigencia militar y política de su país, luego de la fallida retirada del Ejército norteamericano de Afganistán, que incluyó la muerte de 11 soldados, uno de ellos un amigo suyo, y dejar a cientos de estadounidenses todavía varados en Kabul.

El video se viralizó rápidamente, y sus dichos fueron apoyados por muchos cabos y subcabos que salieron en redes a replicar el sentimiento. En el video, Scheller le exigió respuestas a sus líderes por el fracaso militar en Medio Oriente y criticó duramente al secretario de Defensa Lloyd Austin, quien algunos días antes de la caída de Kabul dijo ante el Congreso que el Ejército afgano podía sostener por varios meses el asedio talibán, algo que se demostró que fue una mentira.

Luego del video, el Pentágono primero sometió a Scheller a una evaluación psicológica, asegurando que el Teniente Coronel tenía problemas mentales, pero antes de que se realice el testeo, fue expulsado de las Fuerzas Armadas.

Sin embargo, esta semana, su padre contó que su hijo fue arrestado y puesto a disposición de la justicia militar, luego de que siguiera subiendo videos a su cuenta de Facebook hablando del conflicto en Afganistán. A pesar de que había sido expulsado del Ejército, todavía era un infante de marina activo hasta que complete su renuncia, y el gobierno entendió que el soldado no podía hablar públicamente del tema por precaución.

En un comunicado, el portavoz de la Infantería de Marina, el capitán Sam Stephenson, dijo que Scheller se encuentra actualmente en confinamiento previo al juicio en la Brigada Regional para Instalaciones de la Infantería de Marina Este a bordo de Marine Corps Base Camp Lejeune en espera de una audiencia preliminar del Artículo 32″.

“Todo lo que nuestro hijo hizo fue hacer las preguntas que todos se estaban haciendo, pero estaban demasiado asustados para hablar en voz alta”, dijo Stu Scheller Sr. en una entrevista este lunes al medio Task & Purpose.

“Estaba pidiendo responsabilidad. Simplemente pidió una disculpa al liderazgo por los errores cometidos, pero no pudieron hacer eso, lo cual es alucinante”, dijo el padre del soldado arrestado, y agregó que su hijo debe comparecer ante una audiencia militar el jueves, y que por ahora permanece incomunicado.

“Le dieron una orden de silencio y le pidieron que no hablara. Lo hizo y lo encarcelaron. No saben qué hacer con él”, aseguró. “Estaba pidiendo la misma responsabilidad que se espera de él y sus hombres”, concluyó.

Scheller se encuentra recluido en confinamiento previo al juicio en la Brigada Regional para Instalaciones del Cuerpo de Marines Este a bordo del Campamento Base del Cuerpo de Marines Lejeune.

Seguir Leyendo

Trending