Conecte con nosotros

Ecuador

Rafael Correa quiere ser candidato a vicepresidente de Ecuador, siguiendo los pasos de Cristina Kirchner

A pesar de que tiene una orden de captura en su contra, Correa anunció su participación en las elecciones de febrero de 2021 como candidato a Vicepresidente por le partido UNES, utilizando la estrategia de su amiga Cristina Kirchner en Argentina. 

Publicado

en

El ex presidente Rafael Correa formalizó este martes su candidatura a la Vicepresidencia de Ecuador, por el partido Unión por la Esperanza (UNES), una organización política nueva y poco conocida en el país, que será el vehículo electoral del correísmo en febrero de 2021. 

Imitando la decisión de Cristina Kirchner en Argentina, Correa eligió al candidato a Presidente a dedo: en este caso Andrés Aráuz, ex ministro de Conocimiento y Cultura, con una imagen poco conocida pero sin las manchas de corrupción y fracasos políticos que conllevan los correístas de línea más dura.

La elección de Aráuz también recuerda a la elección de Alberto Fernández; un ex ministro “moderado” que tuvo sus críticas y sus elogios para con el socialismo latinoamericano, que ayuda a limpiar la imagen de la izquierda mientras se conserva intacto el núcleo podrido del armado político

UNES y el binomio Aráuz – Correa servirán como la plataforma política para recuperar a cientos de miles de votantes del histórico partido Alianza País con el que Correa llegó a la presidencia en 2007, pero actualmente apoyan a Lenin Moreno, quien había sido elegido por él para ser su sucesor pero terminó dando un giro a la derecha y convirtiéndose en su principal rival político.

Alianza País actualmente tiene pensado convocar a una gran interna, entre distintas figuras como José Serrano, Gustavo Baroja, Ximena Peña, Marco Troya y el mismo Lenin Moreno. Sin embargo, meses de protestas de la izquierda bolivariana en Ecuador han dejado la imagen del Presidente muy dañada, y mucho del apoyo que había ganado de sectores de la derecha lo perderá ante candidatos conservadores.

Andrés Aráuz, junto al ex presidente Rafael Correa, en 2016.

Ad

A través de una reunión virtual, Correa, quien reside en Bélgica desde el año 2017 cuando se escapó para no enfrentar sus crímenes ante la Justicia, aseguró que “jamás ha buscado nada para sí mismo“, y que ha sido “víctima de un Gobierno negligente“, en referencia a Lenin Moreno. 

“El país vive uno de los momentos más duros de su historia. Hicieron mucho daño. Han destruido las escuelas, los caminos, la salud, la transparencia, la dignidad, la soberanía, pero no han logrado destruir nuestra esperanza. Vamos a rescatar a Ecuador de las ruinas (…) Acepto esta responsabilidad que me otorgan mis compañeros de participar como candidato a la Vicepresidencia de la República”, dijo Correa 

Rafael Correa, en sesión virtual de la coalición UNES.

Cabe aclarar que la organización política que auspicia a Correa, prófugo de la Justicia, no solo ha inscrito su nombre como candidato a la Vicepresidencia, sino también como candidato a primer asambleísta, debido a que se tiene poca certeza jurídica de que el Consejo Nacional Electoral (CNE) acepte su candidatura, debido a sus múltiples condenas por corrupción.
Por su parte, el partido Fuerza Compromiso Social, otro aliado del correísmo, tiene como candidata principal para la Asamblea Nacional a Pierina Correa, hermana del ex-Presidente, quien se ha dirigido al CNE para exigir un pronunciamiento sobre la designación de su hermano como candidato a la Vicepresidencia y aclare si los candidatos que quieran participar, podrán hacerlo sin restricción alguna y a distancia, a través de los medios electrónicos, para suscribir cualquier formulario o documento que el CNE requiera.

Ad

Correa asegura que volverá a Ecuador y exigirá que se le dé la libertad de presentarse. El ex mandatario posee más de 20 juicios en su contra, y en particular por el “Caso Sobornos” (también conocido como “caso Arroz Verde”), por el cual Correa fue sentenciado con condena firme a ocho años de prisión, y hasta se emitió un pedido de captura internacional en 2019.
Sus abogados han utilizado el último recurso llamado Casación, donde los jueces de la Corte Nacional de Justicia (CNJ) (Corte Suprema) se pronunciarán en los próximos días para dar a conocer si este recurso es aceptado o no.
En caso de no ser aceptado, su sentencia condenatoria quedará firme e inapelable y Correa quedará legalmente inhabilitado de por vida a ejercer cargos, por lo que no habrá manera de que sea candidato ni a la Vicepresidencia ni a la Asamblea Legislativa. 
Por otro lado, si este recurso fuera aceptado por la CNJ, se procederá con una audiencia de fundamentación donde los jueces tendrán un mes más para pronunciarse, donde se analizará la legalidad del fallo que condenó al ex- Presidente.

La casación no tiene por finalidad analizar los hechos del caso, las pruebas de cargo y descargo; lo único que se revisa es la violación de la ley. Esto significa analizar si la sentencia del Tribunal que condenó a Correa ha violado normas expresas de la ley, ha tenido una mala interpretación de la misma, o han hecho una aplicación indebida de la ley.

Si luego de todo este proceso, se encuentra algún elemento que permita concluir que Correa fue incorrectamente sentenciado, el ex-Presidente quedará exonerado y podrá ejercer sus derechos políticos, pero es una situación poco probable.

Además de todo esto, el CNE mismo deberá expresarse y calificar su candidatura. Aunque en este órgano no parece haber mayores complicaciones, si Correa es exonerado, la CNE tendrá que acatar su candidatura.

Según el constitucionalista Rafael Oyarte, en el mejor de los escenarios para Correa, podría ser candidato a asambleísta por los migrantes, cargo creado en las reformas de 2008 que le otorga representantes en la Asamblea Nacional a los ecuatorianos que residan en el exterior. De esta manera, Correa podría ser electo al órgano legislativo sin tener que pisar Ecuador, y haría campaña desde Bélgica.

Ad

Con la repentina popularidad adquirida, el candidato Andrés Aráuz ha aprovechado para presentar algunas de sus propuestas de campaña, todas ellas propias de un candidato de extrema izquierda.

Entre ellas la conformación de un gabinete “ambientalista y feminista”, un gran aumento de impuestos “a los ricos” para sacar al país de la recesión, un masivo paquete de subsidios a “las fuerzas productivas”, entre otras. 

“Sabemos exactamente lo que tenemos que cambiar. Se requiere valentía para enfrentar la persecución y un mandato popular contundente, vamos por la unidad del progresismo, las fuerzas sociales, productivas (…) Estoy seguro que con el espíritu de José Mariátegui (intelectual marxista) los indígenas del campo seguirán siendo aliados“, dijo Aráuz a un medio local. 

Si bien es cierto que el gobierno de Lenín Moreno no ha hecho todos los ajustes necesarios, ha enmendado crasos errores de su antecesor en el aspecto político y sobretodo el económico, abriendo el país a la colaboración de Estados Unidos y Colombia, y sacándolo de la esfera china y cubana.

La elección de Aráuz sería un enorme error para el país y lo haría retroceder por lo menos una década en los avances políticos, económicos y de soberanía que ha logrado en estos pocos años alejados de Correa.

El actual presidente ecuatoriano, Lenin Moreno, de la mano con Trump en la Casa Blanca, febrero de 2020.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Ecuador

Lasso presenta la Ley de Oportunidades: la reforma laboral e impositiva más ambiciosa de la historia

Publicado

en

El presidente Guillermo Lasso presentó la Ley Creando Oportunidades y genera preocupación en la izquierda por el fin del mercado laboral que beneficia al sindicalismo y a la política.

A pesar de que la Asamblea Nacional de Ecuador, dominada por la izquierda y el indigenismo, se ha vuelto un campo minado que se opone a cada propuesta del presidente liberal Guillermo Lasso, este jueves el mandatario se presentó ante el Congreso para presentar su mayor apuesta legislativa hasta el momento: la Ley de Creación de Oportunidades.

Esta ley es parte del Plan Nacional de Creación de Oportunidades 2021-2025, un plan integral desarrollado por Lasso que contempla varias leyes distintas para alcanzar los siguientes objetivos:

  1. Incrementar la tasa de empleo del 30,4% (actual) al 50%. 
  2. Reducir la tasa de desempleo juvenil (entre 18 y 29 años) del 10% a 8%.
  3. Incrementar el porcentaje de personas empleadas mensualmente en actividades artísticas y culturales del 5,2% al 6%.
  4. Aumentar el número de personas con discapacidad y/o sustitutos insertados en el sistema laboral de 70.273 a 75 mil. 
  5. Incrementar para el 2025 la tasa acumulada de acceso a la clase media alta al 30,4%. 
  6. Incrementar la puntuación en el indicador de Apertura de un Negocio del Doing Business (Banco Mundial) de 69,1 a 82,0
  7. Escalar 50 puestos en el indicador de Libertad Económico (Heritage Fondation)

La primera reforma para arrancar el Plan Nacional de Desarrollo es esta Ley de Creación de Oportunidades, que lleva a cabo una de las flexibilizaciones laborales más importantes de la historia del país, baja impuestos, fomenta la llegada de inversiones extranjeras, crea nuevos tipos de contratos laborales, elimina regulaciones, y crea zonas de libre comercio.

En detalle:

  • Se crearán Zonas Francas libres de impuestos en regiones específicas del Ecuador;
  • Se facilitarán nuevas inversiones a través de la creación de la Secretaría de Alianza Público Privadas (conformada según el modelo de Singapur y Panamá);
  • Se implementarán cambios en contratos de inversión para que el dinero fluya más rápido, lo cual aplicará para todos los sectores sin restricción;
  • Se implementarán nuevos mecanismos para inversiones de fideicomisos y fondos de inversión, para atraer banca extranjera y capital privado que permita crecer económicamente con mayor capacidad financiera;
  • Se eliminará el impedimento a inversiones bancarias en Ecuador, ampliando definiciones con estándar internacional;
  • Habrá incentivos al flujo de capital extranjero, que ayude a crecer empresas ecuatorianas;
  • Se eliminará el impuesto RISE y el impuesto del 2% sobre las ventas para Microempresas. Esto será remplazado por un nuevo régimen en el cuál únicamente pagarían 60 dólares anuales por ventas menores a 20.000 dólares, en lugar de los 400 que les tocaría pagar bajo el régimen actual. Incluso en el rubro más alto (Empresas con ventas de hasta 300.000 dólares), estarían tributando $4.797 en lugar de $6.000; es decir, un ahorro de $1.203 dólares;
  • Habrá facilidades en contratación para Microempresas;
  • Se reducirán los impuestos para quienes inviertan en deporte, turismo, educación, cultura y medio ambiente;
  • Se eliminará el IVA (12%) para productos de higiene, de salud y en hoteles;
  • Se eliminará el impuesto ICE para planes de telefonía móvil para personas y empresas, impuestos que además afectaba a videojuegos, vehículos híbridos y eléctricos; y a servicios de streaming como Netflix;
  • Se eliminará el Impuesto a la Herencia, además de exonerar los valores pendientes de los fallecidos durante la pandemia;
  • Se creará un “RÉGIMEN LABORAL ESPECIAL Y ALTERNATIVO PARA LA CREACIÓN DE OPORTUNIDADES LABORALES” en el cuál el salario estaría fijado en un acuerdo mutuo entre las dos partes. Esto implica la mayor reforma laboral desde los 90s;
  • Se simplificará la tabla del Impuesto a la Renta, con reducciones en todos los segmentos;
  • Se creará el “RÉGIMEN IMPOSITIVO VOLUNTARIO, ÚNICO Y TEMPORAL PARA LA REGULARIZACIÓN DE ACTIVOS EN EL EXTERIOR”, el cual le da la posibilidad de elegir a quienes tengan activos en el exterior de regularizarlos en Ecuador pagando únicamente una tasa del 5%, quedando libre de cualquier otro impuesto pendiente.

A pesar de todos estos puntos positivos, la reforma cuenta con 2 puntos cuestionables, que son los siguientes:

Primero, la creación de una contribución especial ciudadana (únicamente 2 pagos), para quienes tengan un patrimonio superior a los $500.000 dólares o para matrimonios con un patrimonio en conjunto superior al $1.000.000 dólares y a quienes hayan ganado más de $24.000 dólares durante el 2020.

Este impuesto a la riqueza, que Lasso introduce para no agrandar tanto el agujero fiscal y también para ganarse el apoyo de legisladores de izquierda, abarca al 3,5% de la población.

También, se creará una contribución especial empresarial (únicamente 2 pagos) para empresas que cumplan con los siguientes 3 criterios: Contar con un patrimonio superior al millón de dólares, haber generado utilidad gravable durante el año 2020, y haber realizado más ventas en el 2020, que en el 2019.

En el caso de cumplir con esos 3 requisitos, la empresa en cuestión pagaría un impuesto del 0,6% que llegaría al 0,7% para las empresas con patrimonios mayores a los $10.000.000 dólares.

El justificativo del gobierno, para esto fue el elevado endeudamiento que ha dejado el correísmo y los gastos altos de la Pandemia. El objetivo es no aumentar el déficit fiscal debido a la eliminación de impuestos, para no volverse a endeudar y alcanzar un superávit fiscal.

¿Código Laboral Paralelo?

Uno de los puntos más criticado por la oposición pero que más necesita Ecuador ha sido la propuesta de crear un “RÉGIMEN LABORAL ESPECIAL Y ALTERNATIVO PARA LA CREACIÓN DE OPORTUNIDADES LABORALES”, esto debido a que lo consideran un código laboral paralelo al código laboral actual, pero más flexible.

Lo que hace esto es crear la figura del Contrato individual de trabajo alternativo” que funciona como un contrato que en el que se le permite a un individuo comprometerse con otro a prestar sus servicios, bajo su dependencia, por una remuneración libremente fijada por convenio entre ambas partes o contrato colectivo. 

Dentro de esta ley se reconocen 3 tipos de Contrato individual de trabajo alternativo”: Por tiempo definido e indefinido (duración mínima de seis meses y una máxima de cuatro años); Por Obra o Servicio y Eventuales.

Este tipo de contratos permitirá que las empresas puedan contratar personas para hacer trabajos específicos, y luego poder prescindir de ellos cuando la tarea que se necesitó esté cumplida. Esto generará un boom de contrataciones, ya que actualmente Ecuador tiene un fuerte problema en el mercado laboral, donde las empresas no contratan ya que es muy difícil luego despedir a un empleado.

A pesar de ser una de las reformas que permitirá que Ecuador termine con su alto nivel de desempleo, el correísmo ya ha comenzado sus críticas hacia la nueva ley, aludiendo a un retroceso en derechos laborales, a pesar de que en Ecuador solo cerca del 30% de ecuatorianos tiene empleo formal y por lo tanto, el otro 70% no recibe ningún beneficio de los “privilegios laborales” que tiene el código laboral vigente dejado por el correísmo.

Además, Lasso no toca el código laboral correísta, y quien quiera ser contratado por ese sistema puede hacerlo sin problemas, ya que esta reforma crea convenios de trabajo alternativos y voluntarios.

La meta de Lasso es crear 2 millones de empleos durante su gobierno, pero el cumplimiento de este objetivo se ve directamente afectado por la aprobación de este proyecto de ley.

Hasta ahora, este es el proyecto de ley más complejo que ha enviado el Ejecutivo y su aprobación o rechazo por parte de la Asamblea Nacional podría marcar un punto de inflexión para el gobierno.

De todos modos, Lasso ya anunció que la ley será sometida a una consulta popular. Si no hay aprobación de las leyes en la Asamblea Nacional iremos a consultarle al pueblo directamente, que el pueblo decida su futuro porque si tenemos obstáculos en la Asamblea, que aspiro a no tenerlo, pues bueno, iremos a una consulta popular y también en la Constitución, no digo que vaya a hacerlo, pero existe otro camino que es la muerte cruzada


Por Jeremy Uzca, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Ecuador

Primeros 100 días: Lasso elimina los privilegios de la casta política y reduce el empleo público

Publicado

en

Los altos funcionarios perderán la seguridad personal tras del el Estado, se reducirán los gastos del ejecutivo y se prohíbe explícitamente el nepotismo en las designaciones gubernamentales.

Esta semana pasaron los primeros 100 días del gobierno del liberal Guillermo Lasso en Ecuador y si algo que le ha hecho marcar distancia con sus predecesores, es su posición frente a los privilegios que mantiene la clase política ecuatoriana, incluyéndose a él y su familia.

Algunos de los privilegios que eliminó son:

  • Seguridad personal pagada por todos los ecuatorianos para la familia del presidente y vice-presidente incluso después de finalizado su mandato;
  • Seguridad personal para ex presidentes y vicepresidentes;
  • Salario vitalicio para presidente y vice-presidente (aún no se ha eliminado pero se plantea su eliminación);
  • Más de 900 empleados para el Palacio Presidencial;
  • Aviones presidenciales: Embraer Legacy 600 y Falcon 7X valorados en 80 millones de dólares (El Falcon 7X fue pagado con una deuda de 50 millones para el Ecuador);
  • Funcionarios con autos sin placas;
  • Gastos de adecuación del palacio presidencial financiados por todos los ecuatorianos (Se han llegado a costear yacuzzies dentro del palacio, etc);
  • Nepotismo en entidades no relacionadas directamente con el ejecutivo.

Para combatir esto, decidió predicar con el ejemplo y marcar distancia desde el primer día de mandato y es así que su cambio de mando le costó al país 10 veces menos de lo usual. Mientras Correa y Moreno gastaron cada uno 1,5 millones de dólares en su posesión, Lasso gastó apenas 125.000 dólares.

Pero el cambio más radical, fue la firma de sus primeros decretos, entre los cuales se encontró el código de ética que busca limitar el accionar de los funcionarios públicos.

Entre las prohibiciones más relevantes del código de ética están:

  1. El nepotismo (“Aun cuando la ley no prohíba la designación de familiares en otras entidades” art.3);
  2. Que los familiares de funcionarios públicos estén en contratación directa o indirecta con el Estado;
  3. La contratación para fines ajenos a la descripción del cargo;
  4. La firma de contratos con cláusulas reservadas;
  5. Los retratos de autoridades u organizaciones dentro de entidades publicas;
  6. Cualquier evento privado dentro de las instituciones públicas: Ej. Fiestas para funcionarios y autoridades;
  7. La utilización de vehículos sin placa por parte de los funcionarios del Estado.

También dispuso donar el salario presidencial por completo a diferentes fundaciones, incluyendo el salario vitalicio en el caso que no se elimine. Aunque, ya ha mostrado interés por eliminarlo también.

Asimismo, será el primer presidente en no habitar el lujoso palacio presidencial, dado que decidió vivir en su propia casa apenas termine su construcción. Hasta tanto, decidió financiar él mismo las adecuaciones del palacio presidencial en lugar de pasarle la cuenta al gobierno nacional, como es la costumbre. 

Además, comenzó la reducción de los empleados del palacio presidencial para llegar a 450 hasta finalizar este año, dado que cuando entró el Palacio contaba con más de 900 personas.

También le quitó la seguridad pagada por el Estado a la familia presidencial y vice-presidencial, esto aplica también para los familiares de los ex-presidentes. Asimismo, se dispone que la seguridad para ex-presidentes solo dure un año, y en el caso de los vice-presidentes por el lapso de 6 meses, pero siempre y cuando no salgan del país.

Fuera del país se les quitará la seguridad, este decreto fue una respuesta a la salida de Lenín Moreno del país.

Adicional a todo lo anterior, en su último decreto se prohíbe a sí mismo utilizar el Avión presidencial Legacy EMB-135 BJ (al menos que sea estrictamente necesario) y lo pasa a manos del Ministerio de Defensa para que éste se encargue de efectuar su venta.

A pesar de todo esto, el reto más grande es el de reducir el número de asambleístas, proyecto que fue propuesto por el asambleísta Fernando Villavicencio, quien propone reducir el número de representantes a 70, esto antes que aumenten a 156 como manda la constitución ecuatoriana, debido al crecimiento de la población.

Esta reforma incluiría la eliminación de los salarios para asambleístas y reemplazarlo por dietas que vayan acorde a los proyectos trabajados, reduciendo considerablemente el gasto público.


Por Jeremy Uzca, para La Derecha Diario

Seguir Leyendo

Ecuador

¿Lasso privatiza la justicia? Ecuador vuelve al CIADI y permite el arbitraje privado para mediaciones

Publicado

en

El nuevo gobierno de centroderecha en Ecuador continúa con sus reformas liberales y publica un nuevo Reglamento a la Ley de Arbitraje y Mediación que le da más poder a los tribunales privados de resolución de conflictos.

En el marco de la reapertura comercial del Ecuador, el presidente liberal Guillermo Lasso logró reinsertar al Ecuador dentro del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI) con la finalidad de crear un marco de seguridad jurídica para la atracción de inversionistas internacionales.

Para lograrlo, mandó el Decreto 122 que ratifica el convenio del CIADI, a pesar del ataque recibido por parte de la oposición que aseguraba que esta decisión atenta contra la soberanía nacional, alegando a los motivos por el cual el país abandonó el convenio en el año 2009, bajó el mando del ex presidente comunista Rafael Correa, quien actualmente está prófugo de la justicia ecuatoriana.

Para complementar está decisión el primer mandatario firmó también esta semana el Decreto 165, el cual ha recibido críticas por parte de toda la izquierda que afirma que con este decreto se está privatizando la justicia.

Pero, ¿Está realmente Lasso privatizando la justicia? ¿Qué dice el Decreto 165?

Este decreto es el Reglamento a la Ley de Arbitraje y Mediación y dota de independencia y autonomía a los tribunales arbitrales, a los que la izquierda hace referencia como tribunales privados ya que median entre privados antes de llegar a juicio.

Estos arbitrajes privados no estarán sometidos a orden, disposición o autoridad alguna que menoscabe sus atribuciones según lo estipulado en el artículo 1 del reglamento, donde indica que queda prohibido que cualquier autoridad estatal ejerza control o interfiera en sus funciones.

Por otra parte, en su Artículo 10, “Libertad de regulación de las actuaciones”: Se dota de toda libertad para que las partes pacten y determinen libremente las reglas procesales a las que se sujetaran en el tribunal de arbitraje.

Incluso, este decreto permite que estos arbitrajes privados puedan mediar en casos con el Estado y entes del sector público. Garantizando así la independencia de la justicia para ambas partes.

Lasso no está privatizando la justicia, pero está sacándole la corrupta intervención estatal al sector privado en la resolución de sus conflictos judiciales que pueden ser resueltos en mediación.


Por Jeremy Uzca, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Trending