Conecte con nosotros

Economía

Argentina: oficialmente en default por la novena vez en su historia

Finalmente Alberto Fernández y el ministro Guzman no pagaron los 503 millones de dolares de intereses de la deuda con fecha de vencimiento para este 22 de mayo y el país entró nuevamente en default, la novena cesación de pagos de su historia.

Publicado

en

Finalmente, luego de varios años luchando por mantener a Argentina afuera del default, el plazo del vencimiento del periodo de gracia llegó este 22 de mayo, y a pesar de que las negociaciones no terminaron, Argentina se encuentra oficial y técnicamente en default, ya que no ha cumplido con sus obligaciones de deuda para hoy.

El gobierno de todos, ese que orgullosa y confiadamente venía para poner plata en el bolsillo de la gente, llenar las heladeras, encender la economía y terminar con la especulación financiera, hoy ubicó al país nuevamente en default con tan solo 6 meses al frente del gobierno nacional.

A las 18 horas de este viernes y por una cifra insignificante de sólo US$ 503 millones en comparación a otras obligaciones, Argentina entró en nuevo capítulo oscuro de su triste historial financiero: su novena cesación de pagos de deuda soberana de su corta historia al incumplir con la liquidación correspondiente a los intereses de los bonos Globales AA21, AA26 y AA46 emitidos durante la gestión anterior. 

Si bien en el mercado hubo un cierto optimismo por un eventual acuerdo, la realidad indica que en este contexto queda abierta la posibilidad de litigios contra el país por parte de los acreedores en la corte de Nueva York. 

Ad

A raíz de esta situación, se activaron automáticamente los pagos de seguros de bonos provistos por distintas entidades bancarias, comúnmente denominados Credit Default Swaps (CDS), que los bonistas adquirieron para blindarse en caso de un impago como el que finalmente se concretó el día de hoy.

Estos seguros son adquiridos cuando, en el mercado de bonos, un activo entra en una zona de alto riesgo y en donde existen mayores posibilidades de un incumplimiento de pagos que su cumplimiento, activándose de manera inmediata cuando dicha situación se presenta. En el caso de la deuda argentina, estos seguros les permitirían a los acreedores recuperar hasta un 75% del valor total efectivamente asegurado

Medida con una tasa de descuento del 10%, la oferta de Guzmán prometía devolver solo 40 centavos por cada dólar prestado, propuesta que fue rápidamente desestimada por el 80% de los acreedores, cuando, dependiendo de la deuda que corresponda, el nivel de aceptación debía ser mayor al 65%. 

El re-estructuramiento de la deuda no fue rechazado por los acreedores directamente, si no que presentaron contrapropuestas que apuntaban a recuperar de 59 a 63 centavos por dólar sobre los casi US$ 66.000 millones a reestructurar. No obstante, la cartera de Economía no aceptó pero extendió la negociación hasta el día 2 de junio y está trabajando en correcciones y modificaciones de su propuesta inicial, mostrándose optimistas ante el retroceso en las pretensiones de algunos tenedores de bonos, que han llegado a decir que hasta 50 centavos por dólar podrían extenderse.

A pesar de toda la “buena onda” que le quiere poner el ministro Guzman, la fecha límite era hoy y el default ya es certero.

Ad

Este clima de ingenuo entusiasmo no es compartido por los principales fondos acreedores como Blackrock, ya que reside un clima de incertidumbre sobre la figura de Martín Guzmán, de quien creen que volverá a repetir una oferta “unilateral” o hasta podría ser removida más pronto que tarde de su cargo

El efecto de este default selectivo es limitado en el corto plazo. Producto de la crisis de deuda y el impacto económico mundial debido a la pandemia, el acceso al financiamiento externo está virtualmente imposibilitado para la Argentina independientemente del cumplimiento o no del pago de los intereses. Pero la situación podría cambiar si los bonistas accionan dos cláusulas que podrían endurecer la negociación: la aceleración de pagos (pago adelantado e inmediato del total de los intereses y del capital) y el default cruzado (se interpreta que si no se paga un título no se cumplirá con ninguno). 

Cualquiera de estos escenarios podría significar la estocada final para un país sin un rumbo económico consistente y eficaz. 

De esta manera, se vuelven a confirmar las dificultades de una corriente ideológica para la economía argentina, la cual el año pasado sedujo nuevamente a casi el 50% del electorado heterodoxo del país, con inherentes limitaciones y falta de conocimiento en materia económica, haciendo todo exactamente a contracorriente del mundo, en donde la disciplina fiscal ha posibilitado en diversas sociedades el desarrollo con bienestar individual y colectivo.

Consultado por el incipiente default, el presidente argentino Alberto Fernández respondió que los mercados internacionales ya no le prestaban al gobierno, así que “Argentina ya estaba en default antes que el viernes 22 de mayo”. Algo de verdad hay en esto, Macri había sacado al país del default pero al mismo tiempo agotó todas las vías de financiación y no le quedó otra opción que acudir al FMI. Sin embargo, el país solo necesitaba mejorar su situación macroeconómica para volver a acceder a los mercados. Ahora, en un default técnico, antes de mejorar la economía del país hay que pagar una enorme cantidad de deuda.

El presidente cambió en menos de un año su postura frente al default, ya que en 2019 decía que si él era presidente, Argentina jamás caería en default porque él “conoce muy bien lo que es un default, es muy dañino”.

En Argentina todavía estamos tratando de inventar el fuego, a pesar de sufrir hace 70 años los efectos incendiarios que éste produce cuando es manipulado por las peligrosas manos del progresismo, el cual siempre encontrará en el bombero (llámese FMI o acreedores privados) un culpable a quien responsabilizar por sus propias falencias inmanentes.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Economía

Cierre de Ventanas: Trabajadores de Codelco confirman paro nacional a partir de este miércoles

Publicado

en

Desde la federación de trabajadores dijeron que la huelga será en todas las divisiones de la empresa estatal.

La Federación de Trabajadores del Cobre (FTC) confirmó, tras la reunión ampliada de los presidentes de sindicatos que se llevó a cabo este lunes, que iniciarán un paro nacional este miércoles, luego que el Gobierno de Gabriel Boric anunciara el cierre de la Fundición Ventanas de la empresa estatal.

Desde el gremio aseguraron que la huelga general comenzará en el primer turno del miércoles de todas las divisiones de Codelco del país.

La decisión se toma luego de que el mismo Presidente Boric anunciara el cierre paulatino de la Fundición Ventana, que ha generado distintos episodios de contaminación en la bahía de Quintero y Puchuncaví, región de Valparaíso, por los gases tóxicos que emiten las industrias.

La federación de trabajadores lamentó la decisión del gobierno que afectaría al empleo en la zona y exigen alternativas.

Desde el Ejecutivo ya adelantaron que se trata de un cierre paulatino de la planta que se concretaría de aquí a cinco años.

Amador Pantoja, el presidente de la Federación Trabajadores del Cobre defendió el paro indefinido que decidieron los 26 sindicatos de trabajadores y aseguró que una inversión en la división solucionaría el problema de la contaminación en la zona.

Seguir Leyendo

Economía

Dólar cerró a $870 alcanzando su nivel más alto tras el máximo histórico post elección de diciembre

Publicado

en

Si bien durante la sesión alcanzó el máximo desde el día que siguió a la segunda vuelta presidencial, analistas no descartaron que el dólar pueda continuar mirando hacia arriba en las próximas jornadas.

El tipo de cambio comenzó la semana en alza y con tendencia a seguir escalando. De acuerdo con datos de Bloomberg el dólar terminó la sesión del lunes en $ 868,5, escalando $ 10 respecto al cierre del viernes.

La volatilidad y la presión al alza fueron la tónica durante la jornada donde incluso durante el día llegó a posicionarse a $ 871,3, con lo que tocaba máximos desde el 20 de diciembre pasado, es decir inmediatamente después del resultado de la segunda vuelta presidencial, en que se impuso el actual mandatario, Gabriel Boric. 

El principal factor que está llevando al peso chileno a depreciarse es el cobre, que cae a nivel internacional. El principal producto de exportación del país cayó 2,84% en la Bolsa de Metales de Londres, posicionándose en US$ 4,155 la libra. 

Desde China, que es el principal consumidor del metal rojo, llegaron dos malas noticias que afectan su precio. El gobierno chino endureció las restricciones sanitarias para implementar su política de cero tolerancia al Covid-19 en sus principales ciudades, afectando la movilidad de Beijing y Shanghai. 

Asimismo, se constata un freno por estas restricciones y en abril las exportaciones chinas aumentaron un 3,9%, frente al 14,7% de marzo.

El jefe de estudios trading de Capitaria, Ricardo Bustamante, afirma que “los inversionistas siguen liquidando con fuerza activos ligados al ciclo económico, debido a que el mercado muestra mayores temores con respecto a las alzas de tasas de las principales economías del mundo, sumado a las medidas de confinamiento en China que dan perspectivas débiles de demanda del metal rojo en el principal país importador”. 

Asimismo, el dólar toma fuerza frente a las monedas emergentes de la región. Todo ello a medida que “el billete verde sigue mostrando avances por el incremento en el rendimiento de los bonos del tesoro de EEUU, situación que apoya el movimiento del dólar a nivel local”, sostiene Bustamante. 

Desde Capitaria apuntan que “de mantener estos fundamentos, sumado a la incertidumbre política y económica de base en nuestro país, perfectamente podríamos ir a buscar máximos históricos en la moneda norteamericana durante los próximos días”. 

Seguir Leyendo

Economía

El Banco Central decidió por unanimidad aumentar la tasa de interés de 7% a 8,25%

Publicado

en

La decisión fue adoptada por la unanimidad de los consejeros y se explica principalmente por una inflación que superó las expectativas en marzo.

En el debut de la economista Stephany Griffith-Jones en el Consejo, el Banco Central sorprendió al mercado al aumentar en 125 puntos la Tasa de Política Monetaria (TPM), para llevarla a 8,25%.

La decisión fue adoptada por la unanimidad de los consejeros. Los analistas consultados la semana pasada por el emisor esperaban un incremento en el interés rector de 100 puntos base.

La decisión se da luego de que la inflación superara las expectativas del mercado y el banco en marzo, rozando el 10% en su variación anual.

Esto llevó a que en apenas un par de días después de la publicación del Informe de Política Monetaria (IPoM), la entidad reconociera que parte de su diagnóstico había sido superado por las cifras efectivas de precios, en circunstancias en que se discutía un nuevo retiro anticipado de fondos previsionales y que los efectos de la guerra entre Rusia y Ucrania ya comenzaban a manifestarse en los precios de los combustibles y los alimentos.

“La evolución reciente de la inflación y sus perspectivas de corto plazo se ubican por sobre lo previsto en el IPoM de marzo. Esta situación intensifica los riesgos del escenario inflacionario, por lo que el Consejo ha decidido un aumento de la TPM que la sitúa en torno al borde superior del corredor de tasa del último Informe”, señalaron los consejeros.

Entre los antecedentes que entregó el banco en su comunicado, apuntó a que la inflación de marzo fue “significativamente mayor” a lo previsto en el último IPoM, con lo que variación anual del IPC subió a 9,4% y 7,6% el IPC subyacente (sin volátiles), destacando el alza de los precios de los alimentos y los combustibles y de algunos “ítems puntuales”.

Seguir Leyendo

Trending