Conecte con nosotros

Chile

La nueva propuesta de la Convención Constitucional: la regulación de Carabineros y las Fuerzas Armadas.

Publicado

en

Hay una decena de propuestas que abordar para los ajustes a estas instituciones: la mayoría refuerza la subordinación al poder civil, y hay coincidencias en dejar la mayor parte de su regulación a la ley.

Esta semana, la Convención Constitucional concluyó el periodo de recepción de normas y el último día posible para ingresarlas llegó una avalancha de propuestas de temas que aún no habían sido abordados por los constituyentes. Entre ellos, uno de los asuntos que más fuerza ha tenido en la discusión pública de los últimos años: la regulación de Carabineros y las Fuerzas Armadas.

Antes del proceso constituyente -y también durante- se habló de “refundación”, de “modernización”, de terminar con las FF.AA y varias alternativas más. La mayoría de los convencionales considera que el detalle de todo eso debe ser materia de ley, pero los lineamientos generales y las estructuras básicas de estas fuerzas están incluidas en más de una decena de propuestas ingresadas. Uno de los elementos que se repite en varias propuestas es la diferenciación de las dimensiones de las Fuerzas Armadas y las de Seguridad y Orden Público.

La Coordinadora Plurinacional y Popular, por ejemplo, ingresó una norma que establece que “Chile es un Estado Plurinacional de paz, libre de armas nucleares, de armas de destrucción masiva, de armas biológicas y químicas” y crea un “Sistema Plurinacional de Defensa”, cuyo objetivo es “la conservación de la paz, la defensa de la soberanía del país en todos sus ámbitos y esta misión y objetivo debe tener como prioridad la protección de los derechos humanos y de la naturaleza”.

Se les reconoce el derecho a “objeción de conciencia” para “desobedecer órdenes que impliquen violaciones a los derechos humanos” y consagra que el ingreso a la profesión militar será por la vía de mecanismo único, universal, gratuito, y los ascensos se basarán en el “mérito”. También les fija un presupuesto, que no debe exceder, “en porcentaje del PIB, al de Salud, Educación y Vivienda en su conjunto”.

Las “Fuerzas de Paz”

Los únicos que propusieron terminar con las Fuerzas Armadas son un grupo de convencionales de escaños reservados, MSC, y Coordinadora Plurinacional que ingresaron una propuesta de autoría del “Movimiento Biocéntrico”. Esta establece que habrá dos tipos de fuerzas: las de Paz y las Policiales.

Las Fuerzas Policiales tendrán como propósito “la protección de la vida, conservación del orden público, resguardo de los bienes nacionales, prevención y persecución de hechos delictivos y velar por cumplimiento de leyes del Estado”. Las Fuerzas de Paz, en tanto, la “obligación de protección de la vida, naturaleza, resguardo fronterizo aéreo, terrestre y marítimo”.

El texto consagra que “exclusivamente” ante la amenaza de agresión externa, el Poder Ejecutivo, con acuerdo del Legislativo, podrá “convocar a personas chilenas mayores de 20 años para integrarse temporalmente a las FF.AA. que se organicen para el caso”.

No obstante, asegura que ni los integrantes de las Fuerzas de Paz ni la policía estarán obligados a ejecutar órdenes que “atenten contra la integridad de las personas o la naturaleza“.

La propuesta de MSC y los escaños reservados

Parte de los escaños reservados y Movimientos Sociales Constituyentes diseñaron una propuesta en la que también cambian el nombre a “Fuerzas de Defensa” y refuerzan la subordinación de esta al poder civil. Además el ingreso a la carrera policial y militar es “único, gratuito y no discriminatorio”.

“Primero, deja de lado la noción dogmática de seguridad nacional y establece que la defensa es una defensa de la soberanía que se debe ajustar a un respeto irrestricto de los derechos humanos pero también de manera muy clara a una estricta subordinación al poder civil“, complementa Alondra Carrillo (MSC).

Asimismo, incorporan un elemento que implica que en la definición de las estrategias, políticas, programas y planes de defensa que puedan afectar tierras o territorios indígenas, el Estado deberá garantizar la participación de los pueblos indígenas. Además, prohíbe la realización de actividades militares en territorios indígenas, a menos que sea solicitado por sus ellos.

La propuesta del FA, INN y Colectivo Socialista

En tanto, tres colectivos de centroizquierda se agruparon para proponer que el Estado tiene el monopolio indelegable de la fuerza, el Presidente es el jefe supremo de las FF.AA y establece asimismo que son instituciones profesionales, jerarquizadas, disciplinadas, obedientes y no deliberantes.

Sobre las policías, también delega en el Presidente la jefatura suprema de estas y la propuesta estipula que deberán actuar con “pleno respeto al derecho internacional y los derechos fundamentales garantizados en esta Constitución”. También señala que la política nacional de seguridad deberá comprender, además del pleno respeto a los derechos fundamentales, la perspectiva de género y de interculturalidad.

“Nuestra propuesta busca constitucionalizar las bases esenciales de la autoridad civil en materia de defensa nacional y seguridad pública, conforme a los pilares de una democracia moderna y con pleno respeto a los derechos humanos. Asimismo, la propuesta busca hacerse cargo desde el nivel constitucional de la adecuada subordinación democrática de las Fuerzas Armadas y Carabineros“, explica Ricardo Montero (Colectivo Socialista).

La propuesta del PC

Constituyentes de Chile Digno, más Malucha Pinto (Colectivo Socialista), Jorge Baradit (Ind), Loreto Vidal (Ind), presentaron una propuesta de FF.AA. con solo seis artículos, que contempla algunos puntos novedosos: según impulsan, las Fuerzas Armadas deberán integrar la perspectiva de género en todos los planos de las operaciones, y promover la paridad en espacios de toma de decisión, además de garantizar el acceso gratuito a las escuelas matrices.

Deja el rol, objetivos, y estructura de las FF.AA a la ley, pero define, como las demás, que el Presidente es el jefe supremo de estas fuerzas y que formarán parte del Ministerio de Defensa.

“El actual texto constitucional tiene excesivas referencias respecto a las FF.AA. y de Orden y Seguridad, les da un rango constitucional indebido desde el punto de vista de subordinación y obediencia al poder civil (…) estamos por limitar al máximo las referencias a la Constitución respecto a las FF.AA., por separar, artículos distintos, a las de Seguridad, las policías tienen otro quehacer, otras materias”, responde Marcos Barraza (PC).

Las propuestas de Vamos por Chile y el Colectivo del Apruebo

El convencional y excomandante en jefe de la Armada, Jorge Arancibia (Ind. UDI), presentó una propuesta de regulación de las FF.AA. que utiliza como base el texto actual, pero agrega en su primer artículo que están subordinadas a la autoridad del Presidente de la República y consagra que el Estado tiene el monopolio de la fuerza.

“Están más desarrolladas. En el capítulo XV hay 5 normas en la Constitución actual. Estas fueron desarrolladas, ampliadas, especificadas y precisan con mayor exactitud (…) es más completa, es más detallada, precisa más el nivel de subordinación, que es fundamental“, explicó Jorge Arancibia un par de semanas atrás.

En cuanto a las policías, RN y Evópoli ingresaron una propuesta que determina algunos aspectos básicos e incluye que Carabineros y la PDI “tendrán como misión proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades, y garantizar la seguridad ciudadana y el orden público, con pleno respeto a los derechos humanos”.

En tanto, el Colectivo del Apruebo propuso una norma sobre las FF.AA. que establece también que el Presidente es el jefe superior jerárquico de estas, y que “en su integración se rigen por los principios de meritocracia, pluralidad, inclusión y no discriminación de cualquier naturaleza, salvo el imperativo de tener nacionalidad chilena para acceder a sus filas y actúan bajo la coordinación del Estado Mayor Conjunto”.

Seguir Leyendo

Chile

Repudio a la nueva Constitución: la izquierda empapeló Santiago de Chile

Publicado

en

Este lunes, Gabriel Boric recibe formalmente la propuesta de la nueva Constitución en un acto oficial de la Convención Constituyente.

Sin embargo, grupos de izquierda salieron en repudio tanto del presidente como de la nueva Carta Magna ya que fue escrita con tal nivel de extremismo que todo indica a un Rechazo en el plebiscito de salida de septiembre.

En vez de establecer un Estado de Bienestar como reclama gran parte de la izquierda chilena, los constituyentes, en su mayoría militantes comunistas o indigenistas, incorporaron ideología de género, plurinacionalismo, justicias paralelas, desmantelación del Senado, y expropiaciones, entre otras cosas.

Dado el extremismo de ideas que llevaron a esta nueva Constitución, las principales encuestadoras anticipan un triunfo del voto «Rechazo» en las urnas el 4 de septiembre, cuando los chilenos tendrán la última oportunidad de rechazar el nuevo texto fundacional.

La reacción fue visible: empapelaron la capital, Santiago de Chile, ayer por la noche en anticipo del arribo de Boric al ex Congreso Nacional, de carteles pidiendo la renuncia del mandatario. Boric se puso al hombre la campaña del «Apruebo» y también le recriminan que su mala imagen tiró abajo la posibilidad de que gane la opción del apruebo.

Carteles de «Nos cagaron estos weones» y «Renuncia Boric» aparecieron por toda la ciudad el domingo a la noche, recriminando «Chile se desangra». Sin lugar a dudas, estos reclamos fueron vistos por los 600 participantes del acto de cierre de la Convención.

Seguir Leyendo

Chile

Presentan la nueva Constitución comunista de Chile: Estado Plurinacional, Justicias indígenas paralelas y expropiaciones

Publicado

en

El texto es presentado a la ciudadanía y entregado al presidente chileno, el comunista Gabriel Boric, en una ceremonia.

Este lunes se presenta formalmente la nueva Constitución chilena, con la presencia del presidente Gabriel Boric y demás funcionarios del gobierno y redactores constituyentes, aunque sin la participación de ex mandatarios.

El órgano constituyente tardó casi un año en escribir la nueva Carta Magna que reemplazará a la actual, heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y que fue la piedra angular del milagro económico chileno.

Con un total de 499 artículos, se trata del primer documento completo que produjo la Convención, y contiene lenguaje inclusivo, artículos enteros destinados a entregarle privilegios a las comunidades indígenas, se declara la posibilidad de expropiar bienes privados y se establece un duro marco normativo para explotación de recursos naturales.

El preámbulo, en lenguaje inclusivo y reconociendo un Estado plurinacional, leerá: “Nosotras y nosotros, el pueblo de Chile, conformado por diversas naciones, nos otorgamos libremente esta Constitución, acordada en un proceso participativo, paritario y democrático”.

Este lunes se presenta formalmente la nueva Constitución chilena, con la presencia del presidente Gabriel Boric y demás funcionarios del gobierno y redactores constituyentes, aunque sin la participación de ex mandatarios.

El órgano constituyente tardó casi un año en escribir la nueva Carta Magna que reemplazará a la actual, heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y que fue la piedra angular del milagro económico chileno.

Con un total de 499 artículos, se trata del primer documento completo que produjo la Convención, y contiene lenguaje inclusivo, artículos enteros destinados a entregarle privilegios a las comunidades indígenas, se declara la posibilidad de expropiar bienes privados y se establece un duro marco normativo para explotación de recursos naturales.

El preámbulo, en lenguaje inclusivo y reconociendo un Estado plurinacional, leerá: “Nosotras y nosotros, el pueblo de Chile, conformado por diversas naciones, nos otorgamos libremente esta Constitución, acordada en un proceso participativo, paritario y democrático”.

La nueva Constitución establece un nuevo Estado chileno, institucionalizando la ideología de género, el indigenismo, y las justicias paralelas. En el capitulo 1, artículo 2, se establece el sistema político chilena como una “Democracia paritaria“.

El Estado reconoce y promueve una sociedad en la que mujeres, hombres, diversidades y disidencias sexogenéricas participen en condiciones de igualdad sustantiva, reconociendo que su representación efectiva en el conjunto del proceso democrático es un principio y condición mínima para el ejercicio pleno y sustantivo de la democracia y la ciudadanía“, lee el artículo constitucional.

En el artículo 4 se establece a Chile como un Estado Plurinacional: “Chile es un Estado Plurinacional e Intercultural que reconoce la coexistencia de diversas naciones y pueblos en el marco de la unidad del Estado“.

Incluso, en el mismo artículo, enumera las naciones indígenas que ahora tendrán rango constitucional, al mismo nivel que el ser chileno: “Son pueblos y naciones indígenas preexistentes los Mapuche, Aymara, Rapa Nui, Lickanantay, Quechua, Colla, Diaguita, Chango, Kawashkar, Yaghan, Selk’nam y otros que puedan ser reconocidos en la forma que establezca la ley“.

En el artículo 5, se les otorga autonomía e incluso se le da reconocimiento de sus tierras: “Los pueblos y naciones indígenas preexistentes y sus miembros, en virtud de su libre determinación, tienen derecho al pleno ejercicio de sus derechos colectivos e individuales. En especial, tienen derecho a la autonomía y al autogobierno, a su propia cultura, a la identidad y cosmovisión, al patrimonio y la lengua, al reconocimiento de sus tierras“.

Por último, se otorgan cupos políticos a los indígenas. Esto quiere decir que todos los organos del Estado deberán tener obligatoriamente un mínimo de representantes indígenas. En el mismo artículo 5: “El Estado debe garantizar la efectiva participación de los pueblos indígenas en el ejercicio y distribución del poder, incorporando su representación en la estructura del Estado, sus órganos e instituciones, así como su representación política en órganos de elección popular a nivel local, regional y nacional“.

Más adelante, se le cambia el nombre a la cámara baja, para pasarlo a lenguaje inclusivo, y se establece paridad de género y cupos indígenas: “El Congreso de Diputadas y Diputados es un órgano deliberativo, paritario y plurinacional que representa al pueblo“.

Chau Senado. La nueva Constitución reemplaza el Senado por la Cámara de las Regiones. “La Cámara de las Regiones es un órgano deliberativo, paritario y plurinacional de representación regional encargado de concurrir a la formación de las leyes de acuerdo regional y de ejercer las demás facultades encomendadas por esta Constitución“, explica, y aclara: “Sus integrantes se denominarán representantes regionales“.

Toda la Constitución está escrita en lenguaje inclusivo. Por ejemplo, en el artículo 23: “La Presidenta o Presidente de la República tendrá la potestad de dictar aquellos reglamentos, decretos e instrucciones que crea necesarios para la ejecución de las leyes”.

Tras la presentación formal, la ciudadanía tendrá una última oportunidad de evitar que esta locura se haga ley. El próximo 4 de septiembre, los chilenos irán a las urnas para marcar una de las dos opciones en la papeleta “Apruebo” o “Rechazo”. En caso de ganar el rechazo, toda la Constitución será descartada, y en caso contrario, la actual quedará descartada y esta nueva entrará en efecto.

A partir de este lunes, estará disponible en el sitio web www.chileconvencion.cl para que cualquier persona pueda acceder libremente a leer la nueva Constitución y tras esto tomar una decisión final en la votación del plebiscito de salida.

Seguir Leyendo

Chile

Acusación constitucional contra Izkia Siches: la ministra será representada por Elisa Walker

Publicado

en

La noticia fue informada durante este viernes por el Ministerio del Interior ante la acusación constitucional impulsada por opositores al Gobierno.

Este viernes, el Gobierno del Presidente Gabriel Boric confirmó que la abogada Elisa Walker Echenique representará a la ministra del Interior Izkia Siches ante la acusación constitucional.

A través de un comunicado de prensa, informaron que “la ministra del Interior y Seguridad Pública, Izkia Siches Pastén, informa que la abogada Elisa Walker Echenique asumirá su representación de cara a la acusación constitucional presentada por diputados y diputadas del Partido Republicano“.

En ese sentido, precisaron que la abogada de la Universidad de Chile posee un máster en filosofía política y del derecho de la University College London y “una amplia trayectoria en derecho público”.

La confirmación de que Walker Echenique representará a la ministra del Interior se da semanas después que la bancada del Partido Republicano confirmara la presentación de la acusación constitucional.

La acusación fue ingresada a trámite el pasado 15 de junio, alegando que se responsabiliza a la secretaria de Estado por el control de la delincuencia y hechos de violencia, apuntando que “comprometió gravemente el honor y seguridad de la nación, infringió la Constitución y las leyes y dejó estas sin ejecución”.

Por lo pronto, los diputados encargados de analizar la acusación son Christian Matheson (IND-Evópoli), María Candelaria Acevedo (PC), Natalia Romero (IND-UDI), Fernando Bórquez (UDI) y Christian Moreira (UDI).

Seguir Leyendo

Trending