Conecte con nosotros

Chile

Constituyentes impulsan batería de plebiscitos: para ratificar tratados, revocar mandatos y vetar leyes

Publicado

en

Académicos apoyan que haya mecanismos de democracia directa, pero tienen reparos a los referéndums revocatorios de mandato. José Ignacio Martínez, decano de Derecho de la U. de los Andes, dice que estos “no forman parte de los sistemas constitucionales más prestigiosos y admirados”.

Los mecanismos de democracia directa son conceptos que se han instalado en el proceso constituyente —parte del temario que debe discutir la comisión de Principios constitucionales—, cuya herramienta más conocida son los plebiscitos.

Aunque en Chile se conocen los plebiscitos nacionales y comunales —el ejemplo más reciente es el de octubre de 2020—, los constituyentes, a través de distintas iniciativas de normas, proponen que la Constitución considere otros para fines diversos: revocar mandatos presidenciales, regionales, distritales y comunales, ratificar tratados internacionales, vetar leyes y revisar el impacto de planes reguladores o proyectos económicos.

Se trata de al menos ocho iniciativas (196-2, 223-6, 374-2, 377-2, 399-2, 320-2, 453-2, y 228-2) impulsadas por convencionales de Chile Digno, Movimientos Sociales Constituyentes, Pueblo Constituyente y la Coordinadora Plurinacional. Algunas cuentan con apoyo del Frente Amplio, INN y escaños reservados. Cada propuesta es distinta: por ejemplo, mientras que las 453-2 y 228-2 solo se refieren a la revocación de mandato, otras van mucho más allá.

La iniciativa 196-2 enumera plebiscitos de vetos “de ley nacional“, “de nivel regional” y “de nivel municipal”. Se explica que se pueden activar por un grupo de 100 mil ciudadanos (nacional) o si lo solicita un padrón mayor al 2% (regional y municipal).

Un factor importante es que serán las iniciativas de los convencionales de las que dependa si hay democracia directa en la nueva Constitución, pues de las cerca de 30 normas populares que trataban el tema, ninguna logró las 15 mil firmas necesarias para su discusión en la Convención.

La mirada crítica de los expertos

De las ocho iniciativas constituyentes revisadas, seis contemplan la revocación de mandato, algo que los expertos consultados consideran como una mala idea.

José Ignacio Martínez, decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de los Andes, señala que los mecanismos de democracia directa son excepcionales en los sistemas constitucionales, y más aún los de revocación de autoridades. “En Latinoamérica tiene sus manifestaciones en tres modelos constitucionales: Venezuela, Bolivia y Ecuador, y desde luego no forma parte de los sistemas constitucionales más prestigiosos y admirados, como los de los países de la Unión Europea”, opina Martínez.

Federica Sánchez, académica de la Universidad Alberto Hurtado, investigadora de Ciudadanía Inteligente, cree que esta idea “está muy atravesada por una discusión de coyuntura que es el gobierno de Sebastián Piñera”. A su juicio “el revocatorio de mandato no es necesario ni adecuado porque ya existe el juicio político (la acusación constitucional), que funciona bien, aunque se le podrían hacer cambios”.

Yanina Welp, investigadora de la Albert Hirschman Centre on Democracy en Ginebra, Suiza, país emblemático en el uso de mecanismos de democracia directa, plantea: “en cuanto al revocatorio de mandato, me parece que la investigación comparada demuestra que no es una buena idea y especialmente no es una buena idea en países donde hay una alta fragmentación del sistema de partidos políticos como es el caso de Chile”.

Con todo, Welp califica de buena idea “introducir mecanismos que puedan activar la ciudadanía por recolección de firmas para derogar leyes o promover cambios constitucionales”.

Un aspecto que le llama la atención a Sánchez es que en las propuestas de los constituyentes se utilice la palabra plebiscito en vez de referéndum. “Plebiscito y referéndum son lo mismo, pero el primero tiende a tener una connotación más negativa, pues suele usarse en el contexto de regímenes autoritarios, mientras que referéndum suele usarse en el contexto de democracia”.

¿La entidad a cargo de llevar a cabo estas consultas podría colapsar con tantos plebiscitos? Sánchez responde: “Si miramos, desde octubre de 2020 hasta ahora, tuvimos un plebiscito, la elección de convencionales, la segunda vuelta de gobernadores, la primaria, la primera vuelta y la segunda vuelta presidencial. Eso demuestra que el Servel está totalmente capacitado para encararlo y hacerlo bien, pero (de consagrarse los plebiscitos) se requerirá una partida presupuestaria”, dice.

La separación de poderes y los partidos

Para los expertos es importante destacar que la democracia directa no reemplaza a la representativa ni a los poderes del Estado.

“Conforme a la mejor experiencia comparada, los sistemas constitucionales exitosos son aquellos que cuentan con un fuerte sistema de separación de poderes, con controles recíprocos y autoridades políticas elegidas periódicamente por los ciudadanos; con un sólido Estado de Derecho, que garantiza no solo el apego por parte de dichos poderes, sino que también la protección de los derechos y libertades esenciales”, explica Martínez.

Yanina Welp no cree que haya “una correlación entre la inexperiencia de un país en democracia directa y su buen uso si hay una correlación clara entre que el Estado de Derecho funcione bien para que puedan darse las garantías de su activación”.

Sánchez afirma que conversando con parte de la comisión de Principios Constitucionales ha interpretado que “tienen miedo a empoderar mucho a la ciudadanía, pero deben saber que estos mecanismos deberán estar regulados (…) no va a ser como en Suiza que se vota cuatro veces al año. Chile tiene una de las participaciones más bajas del mundo”, remata.

Seguir Leyendo

Chile

Marxismo derrotado: El Rechazo a la Nueva Constitución se impuso por 20 puntos y frenó el avance comunista en Chile

Publicado

en

El rechazo obtuvo un 60 por ciento y entierra la idea una nueva Constitución. Se espera que Boric, el mariscal de la derrota, impulse cambios en el Gabinete y re-lance su gobierno.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image-17.png

Después de tres victorias sin precedentes de la izquierda extremista en el referéndum constitucional, las convencionales constituyentes y las elecciones presidenciales, todo el avance comunista en Chile fue frenado tras la brutal derrota del “Apruebo” a la Nueva Constitución marxista.

Por una diferencia de más de 20 puntos, los chilenos dijeron que no a la nueva Carta Magna escrita por una Convención Constituyente con super-mayoría de izquierda y apoyada plenamente por el presidente comunista Gabriel Boric.

El “Rechazo” obtuvo el 62% de los votos mientras que el “Apruebo” solo pudo cortejar el 38%. A diferencia del plebiscito constituyente del 2020, cuando la votación no era obligatoria y solo 7,5 millones de personas votaron, con un 50% de participación; esta vez los comicios fueron obligatorios y más de 13 millones de chilenos acudieron a las urnas, dejando una participación histórica del 86%.

Nunca en la historia de Chile tantas personas habían ido a emitir su voto, lo cual viste al resultado de una enorme legitimidad. El “Rechazo” obtuvo más de 7,8 millones de votos mientras que el “Apruebo” obtuvo 4,8 millones.

En comparación, en el balotaje del año pasado, Boric había obtenido 4,6 millones, por lo que prácticamente la izquierda no sumó nuevos apoyos para el intento constituyente; por su parte, Kast había obtenido 3,6 millones, lo que indica que la derecha (o el rechazo a un giro a la izquierda), sumó más de cuatro millones de apoyos en poco más de nueve meses.

A pesar de que históricamente cuando hay una mayor participación en una elección en Chile la beneficiada es la izquierda, esta elección demostró que la mayoría silenciosa es de derecha.

La ahora difunta Nueva Constitución tenía 499 artículos y todos tenían una perspectiva de extrema izquierda, lo cuales creaban, por ejemplo, una justicia paralela a la chilena solamente para los indígenas, reconocía el Estado como “plurinacional”, obligaba al Ejecutivo a estatizar múltiples recursos naturales, e introducía el lenguaje de género a las comunicaciones del gobierno.

Pero además del extremismo del texto, lo que sepultó el intento constituyente fue la mala imagen que cosechó Boric en los últimos meses. A pesar de llegar con casi el 60% de aprobación, actualmente el mandatario comunista apenas llega al 33% de imagen positiva, la caída de imagen más pronunciada de la historia de Chile, superando incluso la de Piñera.

Boric, de la mano de su secretario general Giorgio Jackson, se puso al hombro la campaña del “Apruebo”, incluso utilizando recursos públicos para promover la opción positiva. Pero lo único que logró es que el fracaso de su gobierno manche la iniciativa del “Apruebo”.

También hubo un enorme trabajo de la campaña del “Rechazo” que logró con gran habilidad comunicar los delirantes contenidos de la nueva Constitución a la población, y pudo hacerle entender al electorado que cambiar el texto fundacional con un giro a la izquierda llevaría a un Estado en sintonía con el fracasado gobierno de Boric.

De esta manera, los chilenos evitaron perder la Constitución de 1980, sancionada originalmente por Augusto Pinochet, aunque enmendada en múltiples ocasiones por los gobiernos democráticos desde 1990 hasta la fecha.

A pesar de los problemas que enfrenta Chile actualmente, gracias a la Constitución que sigue vigente, el país andino logró un masivo crecimiento económico, estabilidad política, soberanía, y un sistema republicano exitoso. El resultado

Seguir Leyendo

Chile

El Partido Republicano expulsó a Gonzalo De la Carrera tras la agresión hacia el diputado Sepúlveda

Publicado

en

El jefe de bancada del partido hizo oficial la salida del parlamentario de su representación en el Congreso.

La bancada de diputadas y diputados del Partido Republicano expulsó a Gonzalo De la Carrera de sus filas, tras que se diera a conocer el video de la agresión que le propinó al vicepresidente de la cámara Alexis Sepúlveda.

En una simple declaración, el jefe de la bancada de diputados republicanos, Cristóbal Urruticoechea, confirmó la decisión.

“Este tipo de acciones son inaceptables. Como jefe de bancada y con el apoyo de los diputados del partido republicano, hemos decidido la expulsión del diputado independiente Gonzalo De la Carrera de la bancada del Partido Republicano”, declaró.  

El hecho transcurrió luego de que el diputado De la Carrera golpeara a Sepúlveda, quien intervino en una discusión que mantenía el representante del distrito 11 con la diputada Marcela Riquelme.

La agresión fue condenada transversalmente en el Congreso, desde Renovación Nacional (RN), hasta el Partido Comunista (PC), e incluso desde RN anticiparon que llevarán al parlamentario a la Comisión de Ética.

De la Carrera había renunciado al Partido Republicano en diciembre de 2021, pocas semanas después de haber sido electo parlamentario por el mismo partido, tras difundir en redes sociales imágenes trucadas del Presidente de la República, Gabriel Boric.

Seguir Leyendo

Chile

Nueva línea de crédito flexible del FMI: dispondrá de US$18.500 millones por dos años

Publicado

en

El prestamista internacional precisó que la línea es considerada de carácter precautorio. En 2020 ya había aprobado una por un monto mayor, la cual no fue utilizada por el país.

Con el objetivo de blindarse de shocks externos, Chile podrá acceder a una nueva Línea de Crédito Flexible (LCF), aprobada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) este lunes. El mecanismo permitirá al país acceder a aproximadamente US$ 18.500 millones “con el fin de incrementar los buffers (amortiguadores) precautorios y de dotar al país con un seguro ante escenarios adversos”, detalló el prestamista.  

“Tras recuperarse de forma notable de las secuelas de la pandemia de Covid-19, la economía chilena se enfrenta a un marcado aumento de los riesgos mundiales”, dice el comunicado del prestamista internacional, que precisa que “Chile cumple los requisitos para acceder a la LCF en virtud de la gran solidez de sus fundamentos y políticas económicas, que continúan apuntalando la resiliencia y la capacidad del país para responder a choques”.

Esta no es la primera vez que Chile accede a este préstamo. En mayo de 2020 el organismo multilateral había proporcionado US$ 23.930 millones a Chile, a solo meses de la pandemia, lo que fue equivalente a 1.000% de la cuota del país con el Fondo. Pero esa línea expiró en mayo recién pasado y no fue utilizada.

Las herramientas del Central

El ente rector detalló que esta última facilidad aprobada permite aumentar en más de 40% su disponibilidad de liquidez internacional, y que se suma a la línea del Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR – hasta US$ 1.250 millones) y a los recursos que podrían ser obtenidos de la línea swap RMB/CLP vigente con el Banco Popular de la República de China, por US$ 8.000 millones.

Esto implica que los buffers complementarios de liquidez llegan a US$ 27.750 millones, lo que, sumado al total de reservas internacionales, se acerca a US$ 70.000 millones, precisó el instituto emisor, que aclaró que lo anterior “forma parte de la estrategia del Banco Central de Chile para fortalecer su instrumental frente al riesgo de shocks externos significativos”.  

La institución liderada por Rosanna Costa reiteró que la línea “es de carácter precautorio y temporal”, y que “corresponde a un seguro o segunda línea de protección ante escenarios adversos de mayor impacto y menor probabilidad”. En un tono similar al Fondo, recalcó que la LCF “es otorgada a países que tienen fundamentos y marcos de políticas macroeconómicos muy sólidas que dan cuenta de la resiliencia de la economía y de la capacidad para responder a shocks externos”, y que su suscripción “no está sujeta a condicionalidades de ningún tipo por parte del FMI”.

Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI, destacó que “en el contexto de esta difícil coyuntura externa, las autoridades han continuado aplicando políticas sumamente sólidas para mitigar riesgos, preservar la estabilidad macroeconómica y respaldar a los grupos más vulnerables, al mismo tiempo que continúan impulsando reformas de gran alcance”. 

En su opinión, “Chile cuenta con fundamentos económicos sumamente sólidos y una trayectoria sostenida en cuanto a la adopción de políticas muy firmes, anclada en una regla de balance fiscal estructural de larga data, metas de inflación creíbles con un régimen de tipo de cambio flexible y un sólido sistema financiero respaldado por regulaciones y supervisión eficaces”. Añadió que “la gran solidez de los fundamentos económicos y de los marcos de política continúan apuntalando la resiliencia y la capacidad del país para responder a shocks”.

Historia del mecanismo

El comunicado del FMI precisó que la LCF fue creada el 24 de marzo de 2009, como parte de una “profunda reforma” de los mecanismos de préstamo del FMI. La línea de crédito flexible “permite a los países beneficiarios utilizar la línea de crédito en cualquier momento, y está concebida para hacer frente de manera flexible a necesidades de balanza de pagos reales y potenciales”, acotó el organismo.

Además, el Fondo precisó que los giros en el marco de la LCF “no se escalonan ni están sujetos a condicionalidad ex-post”, como ocurre con los programas ordinarios del prestamista internacional.

Desde su creación, México, Polonia, Colombia, Perú y Chile han podido acceder a esta línea. El Central detalló que el mecanismo provee un respaldo significativo “no sólo para enfrentar shocks externos más severos y elevar la confianza de los mercados, sino también para ampliar el conjunto de herramientas de que dispone el Banco Central de Chile para apoyar la transmisión de la política monetaria y contribuir a la estabilidad financiera”.

Seguir Leyendo

Trending