Conecte con nosotros

Chile

$992 mil millones: se revela el monto de indemnizaciones del Estado por violaciones a DDHH

Publicado

en

Un documento presentado por el CDE en medio de la tramitación de la demanda de Héctor Llaitul, por torturas sufridas en Dictadura, reveló los montos que el fisco de Chile destinó para reparar las violaciones a los derechos humanos tras el golpe de Estado. Del total, cerca de un 90% corresponden a pago de pensiones.

Más de $992 mil millones de pesos ha desembolsado el Estado de Chile en indemnizaciones por violaciones a los derechos humanos ocurridas durante la Dictadura.

El detalle fue revelado en medio de la tramitación judicial de la demanda presentada por el líder de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), Héctor Llaitul, por torturas que se remontan a 1988, cuando el dirigente mapuche era estudiante universitario.

Fue justamente un informe cargado en el expediente judicial en septiembre de 2021 por el Consejo de Defensa del Estado (CDE) -y al que accedió la Unidad de Investigación de BioBioChile– el que da luces de los montos.

En concreto, el documento corresponde a la contestación firmada por la procuradora de Santiago, Ruth Israel, donde se profundiza en los tres tipos de reparación que otorga el Estado de Chile a las víctimas de violaciones de derechos humanos en Dictadura: mediante la asignación de derechos sobre prestaciones estatales específicas, reparaciones simbólicas y vía transferencias directas de dinero.

Derechos y Simbólicas

La primera de ellas, apunta el escrito del CDE, se sustenta en que precisamente “la reparación no se realiza sólo mediante transferencias monetarias directas sino que también a través de la concesión de diversos derechos a prestaciones”.

En esa línea, se pueden conceder, por ejemplo, “el derecho a gratuidad en las prestaciones médicas otorgadas por el Programa de Reparación y Atención Integral de Salud (PRAIS) en Servicios de Salud del país”, además de beneficios educacionales y de vivienda.

La segunda modalidad se trata de reparaciones simbólicas. Es decir, aquellas que buscan reparar el daño moral, dándole a la víctima “una satisfacción, ayuda o auxilio, que le permita atenuar sus efectos, morigerándolos o haciéndolos más soportables”.

Para cumplir esta tarea se desarrollan “actos positivos de reconocimiento y recuerdo de los hechos que dieron lugar a aquellas violaciones”.

Entre ellas aparecen diversas obras mencionadas por el CDE. Por ejemplo, la construcción de distintos memoriales a lo largo del país, la creación del Día Nacional del Detenido Desaparecido y del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, entre otras.

Indemnización monetaria

La tercera forma de reparar corresponde a pagos de dinero bajo diferentes modalidades. A diciembre de 2019, el desglose va así:

Pensiones

De los dineros desembolsados por el Estado chileno, $895 mil millones corresponden a pensiones. Es decir, cerca de un 90% del total.

En concreto, $247 mil millones se deben a la Comisión Rettig y más de $648 mil millones por la Comisión Valech.

Bonos

En cuanto a bonos, el fisco entregó cerca de $42 mil millones a víctimas contenidas en la primera comisión y más de $23 mil millones en la segunda.

Por desahucio, a modo de bono compensatorio, se desembolsaron poco más de mil millones de pesos.

Bono extraordinario

Finalmente, como bono extraordinario, según la Ley 20.874, la que entrega una indemnización parcial de un millón de pesos a cada víctima de prisión política y tortura, el Estado canceló un total de más de $23 mil millones.

Con todo, el informe concluye que “a diciembre de 2019, el fisco había desembolsado la suma total de $992.084.910.400”.

De acuerdo al Programa de Derechos Humanos, dependiente del Ministerio de Justicia, y en base a las distintas comisiones de verdad, la cifra total de víctimas calificadas oficialmente es de 40.175 personas, incluyendo ejecutados políticos, detenidos desaparecidos y víctimas de prisión política y tortura.

Seguir Leyendo

Chile

Repudio a la nueva Constitución: la izquierda empapeló Santiago de Chile

Publicado

en

Este lunes, Gabriel Boric recibe formalmente la propuesta de la nueva Constitución en un acto oficial de la Convención Constituyente.

Sin embargo, grupos de izquierda salieron en repudio tanto del presidente como de la nueva Carta Magna ya que fue escrita con tal nivel de extremismo que todo indica a un Rechazo en el plebiscito de salida de septiembre.

En vez de establecer un Estado de Bienestar como reclama gran parte de la izquierda chilena, los constituyentes, en su mayoría militantes comunistas o indigenistas, incorporaron ideología de género, plurinacionalismo, justicias paralelas, desmantelación del Senado, y expropiaciones, entre otras cosas.

Dado el extremismo de ideas que llevaron a esta nueva Constitución, las principales encuestadoras anticipan un triunfo del voto «Rechazo» en las urnas el 4 de septiembre, cuando los chilenos tendrán la última oportunidad de rechazar el nuevo texto fundacional.

La reacción fue visible: empapelaron la capital, Santiago de Chile, ayer por la noche en anticipo del arribo de Boric al ex Congreso Nacional, de carteles pidiendo la renuncia del mandatario. Boric se puso al hombre la campaña del «Apruebo» y también le recriminan que su mala imagen tiró abajo la posibilidad de que gane la opción del apruebo.

Carteles de «Nos cagaron estos weones» y «Renuncia Boric» aparecieron por toda la ciudad el domingo a la noche, recriminando «Chile se desangra». Sin lugar a dudas, estos reclamos fueron vistos por los 600 participantes del acto de cierre de la Convención.

Seguir Leyendo

Chile

Presentan la nueva Constitución comunista de Chile: Estado Plurinacional, Justicias indígenas paralelas y expropiaciones

Publicado

en

El texto es presentado a la ciudadanía y entregado al presidente chileno, el comunista Gabriel Boric, en una ceremonia.

Este lunes se presenta formalmente la nueva Constitución chilena, con la presencia del presidente Gabriel Boric y demás funcionarios del gobierno y redactores constituyentes, aunque sin la participación de ex mandatarios.

El órgano constituyente tardó casi un año en escribir la nueva Carta Magna que reemplazará a la actual, heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y que fue la piedra angular del milagro económico chileno.

Con un total de 499 artículos, se trata del primer documento completo que produjo la Convención, y contiene lenguaje inclusivo, artículos enteros destinados a entregarle privilegios a las comunidades indígenas, se declara la posibilidad de expropiar bienes privados y se establece un duro marco normativo para explotación de recursos naturales.

El preámbulo, en lenguaje inclusivo y reconociendo un Estado plurinacional, leerá: “Nosotras y nosotros, el pueblo de Chile, conformado por diversas naciones, nos otorgamos libremente esta Constitución, acordada en un proceso participativo, paritario y democrático”.

Este lunes se presenta formalmente la nueva Constitución chilena, con la presencia del presidente Gabriel Boric y demás funcionarios del gobierno y redactores constituyentes, aunque sin la participación de ex mandatarios.

El órgano constituyente tardó casi un año en escribir la nueva Carta Magna que reemplazará a la actual, heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y que fue la piedra angular del milagro económico chileno.

Con un total de 499 artículos, se trata del primer documento completo que produjo la Convención, y contiene lenguaje inclusivo, artículos enteros destinados a entregarle privilegios a las comunidades indígenas, se declara la posibilidad de expropiar bienes privados y se establece un duro marco normativo para explotación de recursos naturales.

El preámbulo, en lenguaje inclusivo y reconociendo un Estado plurinacional, leerá: “Nosotras y nosotros, el pueblo de Chile, conformado por diversas naciones, nos otorgamos libremente esta Constitución, acordada en un proceso participativo, paritario y democrático”.

La nueva Constitución establece un nuevo Estado chileno, institucionalizando la ideología de género, el indigenismo, y las justicias paralelas. En el capitulo 1, artículo 2, se establece el sistema político chilena como una “Democracia paritaria“.

El Estado reconoce y promueve una sociedad en la que mujeres, hombres, diversidades y disidencias sexogenéricas participen en condiciones de igualdad sustantiva, reconociendo que su representación efectiva en el conjunto del proceso democrático es un principio y condición mínima para el ejercicio pleno y sustantivo de la democracia y la ciudadanía“, lee el artículo constitucional.

En el artículo 4 se establece a Chile como un Estado Plurinacional: “Chile es un Estado Plurinacional e Intercultural que reconoce la coexistencia de diversas naciones y pueblos en el marco de la unidad del Estado“.

Incluso, en el mismo artículo, enumera las naciones indígenas que ahora tendrán rango constitucional, al mismo nivel que el ser chileno: “Son pueblos y naciones indígenas preexistentes los Mapuche, Aymara, Rapa Nui, Lickanantay, Quechua, Colla, Diaguita, Chango, Kawashkar, Yaghan, Selk’nam y otros que puedan ser reconocidos en la forma que establezca la ley“.

En el artículo 5, se les otorga autonomía e incluso se le da reconocimiento de sus tierras: “Los pueblos y naciones indígenas preexistentes y sus miembros, en virtud de su libre determinación, tienen derecho al pleno ejercicio de sus derechos colectivos e individuales. En especial, tienen derecho a la autonomía y al autogobierno, a su propia cultura, a la identidad y cosmovisión, al patrimonio y la lengua, al reconocimiento de sus tierras“.

Por último, se otorgan cupos políticos a los indígenas. Esto quiere decir que todos los organos del Estado deberán tener obligatoriamente un mínimo de representantes indígenas. En el mismo artículo 5: “El Estado debe garantizar la efectiva participación de los pueblos indígenas en el ejercicio y distribución del poder, incorporando su representación en la estructura del Estado, sus órganos e instituciones, así como su representación política en órganos de elección popular a nivel local, regional y nacional“.

Más adelante, se le cambia el nombre a la cámara baja, para pasarlo a lenguaje inclusivo, y se establece paridad de género y cupos indígenas: “El Congreso de Diputadas y Diputados es un órgano deliberativo, paritario y plurinacional que representa al pueblo“.

Chau Senado. La nueva Constitución reemplaza el Senado por la Cámara de las Regiones. “La Cámara de las Regiones es un órgano deliberativo, paritario y plurinacional de representación regional encargado de concurrir a la formación de las leyes de acuerdo regional y de ejercer las demás facultades encomendadas por esta Constitución“, explica, y aclara: “Sus integrantes se denominarán representantes regionales“.

Toda la Constitución está escrita en lenguaje inclusivo. Por ejemplo, en el artículo 23: “La Presidenta o Presidente de la República tendrá la potestad de dictar aquellos reglamentos, decretos e instrucciones que crea necesarios para la ejecución de las leyes”.

Tras la presentación formal, la ciudadanía tendrá una última oportunidad de evitar que esta locura se haga ley. El próximo 4 de septiembre, los chilenos irán a las urnas para marcar una de las dos opciones en la papeleta “Apruebo” o “Rechazo”. En caso de ganar el rechazo, toda la Constitución será descartada, y en caso contrario, la actual quedará descartada y esta nueva entrará en efecto.

A partir de este lunes, estará disponible en el sitio web www.chileconvencion.cl para que cualquier persona pueda acceder libremente a leer la nueva Constitución y tras esto tomar una decisión final en la votación del plebiscito de salida.

Seguir Leyendo

Chile

Acusación constitucional contra Izkia Siches: la ministra será representada por Elisa Walker

Publicado

en

La noticia fue informada durante este viernes por el Ministerio del Interior ante la acusación constitucional impulsada por opositores al Gobierno.

Este viernes, el Gobierno del Presidente Gabriel Boric confirmó que la abogada Elisa Walker Echenique representará a la ministra del Interior Izkia Siches ante la acusación constitucional.

A través de un comunicado de prensa, informaron que “la ministra del Interior y Seguridad Pública, Izkia Siches Pastén, informa que la abogada Elisa Walker Echenique asumirá su representación de cara a la acusación constitucional presentada por diputados y diputadas del Partido Republicano“.

En ese sentido, precisaron que la abogada de la Universidad de Chile posee un máster en filosofía política y del derecho de la University College London y “una amplia trayectoria en derecho público”.

La confirmación de que Walker Echenique representará a la ministra del Interior se da semanas después que la bancada del Partido Republicano confirmara la presentación de la acusación constitucional.

La acusación fue ingresada a trámite el pasado 15 de junio, alegando que se responsabiliza a la secretaria de Estado por el control de la delincuencia y hechos de violencia, apuntando que “comprometió gravemente el honor y seguridad de la nación, infringió la Constitución y las leyes y dejó estas sin ejecución”.

Por lo pronto, los diputados encargados de analizar la acusación son Christian Matheson (IND-Evópoli), María Candelaria Acevedo (PC), Natalia Romero (IND-UDI), Fernando Bórquez (UDI) y Christian Moreira (UDI).

Seguir Leyendo

Trending